Vender muñecas sexuales con cuerpo de niña está más cerca de ser delito

La fiscalía de Madrid ya ha visto indicios de pederastia en estos objetos que hasta hace nada se vendían abiertamente en Amazon

La plataforma Sickstoppers tiene la guerra declarada a las muñecas sexuales con forma de niña. Como ellos mismos denunciaron en su cuenta de Twitter, hasta en Amazon podías comprar estos objetos de silicona supuestamente eróticos, que simulan cuerpos de menores muy, muy pequeñas (a juzgar por las fotos, piernas que podrían ser las de una niña de cinco años). Ahora, gracias a sus denuncias, la empresa ha retirado sus productos y la Fiscalía de Madrid ha empezado a estudiar si ve delito en su venta. Por ahora, la investigación apunta a que sí.

Sickstoppers que se dedica a sacar a la luz los abusos sexuales a menores que ocurren en las redes tienen el ojo puesto a estas muñecas desde hace tiempo, como cuenta 20minutos.com, pero también ha sido uno de los principales activistas contra la presencia de vídeos con menores en plataformas como PornHub. En Estados Unidos, estas muñecas se retiraron en 2018, pero en España estuvieron disponibles hasta hace solo unos meses, como explica la misma plataforma en Twitter. Ahora, su objetivo es que la justicia considere la venta de los "medios cuerpos" de menores como un delito penal relacionado con la pederastia.

Todo empezó en septiembre, cuando la plataforma puso en conocimiento del Ministerio de Consumo que en Amazon se vendían este tipo de muñecas. El ministerio mandó retirarlas y pidió a la Fiscalía que se pronunciara sobre si la venta de muñecas sexuales con cuerpo de menor puede suponer un delito de pederastia. Ahora, el fiscal considera que sí, según explica un cable de EFE.

El objetivo de Sickstoppers es principalmente denunciar cuentas que, en las redes sociales, especialmente Twitter pero también plataformas como PornHub, difunden imágenes sexuales de menores. Solo en 2019, según dice el tuit fijado de su perfil, consiguieron cerrar un millón de cuentas. Pero no se quedan en internet, sino que intentan mover los casos a la justicia y presionan a las autoridades para conseguir una legislación más estricta con el delito de pederastia en internet.

Quienes defienden la venta de muñecas sexuales con cuerpo de niña argumentan que se trata de una especie de escapatoria para los pederastas. De alguna forma, quieren decir que los pederastas calman sus impulsos con muñecas en lugar de con niñas de verdad. Pero la realidad es que este tipo de objetos no hace más que alimentar la cultura de la violación. Si un hombre tiene el deseo de violar a una niña, más le vale hablar con un terapeuta en vez de tratar encontrar la solución en una muñeca de goma. Si no se trata, esa pulsión sigue ahí.