Starbucks educará a sus empleados contra el racismo tras el escándalo en Filadelfia

Dos jóvenes afroamericanos fueron detenidos después de que un gerente de Starbucks los acusara de allanamiento por estar sentados en la tienda

La ciudad norteamericana de Filadelfia ha estallado contra el racismo. El detonante de las manifestaciones ha sido el arresto de dos jóvenes afroamericanos que se encontraban sentados tranquilamente en un Starbucks. No consumían nada porque estaban esperando a un tercer amigo, pero el gerente de la cafetería decidió avisar a la policía acusándolos de allanamiento. Un escándalo racista que ha llevado al mismísimo CEO de Starbucks, Kevin Johnson, a pedir disculpas públicamente. Pero el gesto, aunque necesario, resulta insuficiente. Y Starbucks lo sabe.

Por eso, según la CNN,  la compañía estadounidense ha decidido educar a 175.000 de sus empleados en temas de discriminación racial a través de un entrenamiento específico que contará con numerosos expertos. Lo hará el próximo 29 de mayo, lo que llevará a Starbucks a cerrar hasta 8.000 tiendas repartidas por todos los Estados Unidos. Una muestra de arrepentimiento y compromiso con la tolerancia que se suma al despido —o dimisión, ya que Starbucks no lo ha precisado— del gerente racista que levantó el teléfono para acusar a los dos jóvenes por el mero hecho de ser negros.

"Pasé los últimos días en Filadelfia con mi equipo de liderazgo escuchando a la comunidad, aprendiendo lo que hicimos mal y los pasos que debemos seguir para solucionarlo. Cerrar nuestras tiendas para capacitación sobre prejuicios raciales es solo un paso en un viaje que requiere dedicación de todos los niveles de nuestra empresa", ha explicado en un comunicado oficial Kevin Johnson, quien además se reunió el pasado lunes con los dos jóvenes para disculparse personalmente por el desprecio que sufrieron. Esperemos que todo esto sirva para que algo así no vuelva a ocurrir jamás.