Estos muñecos hinchables hacen compañía a la abuela que te da palo visitar

#FamiliasHinchables es una campaña realizada por la ONG Grandes Amigos para visibilizar una problemática que afecta a más de dos millones de personas

Casi dos millones de personas mayores viven solas en España y no es solo vivir, sino que también se sienten muy solas. Los hogares en los que vive una única persona aumentaron en el año 2017: casi 50.000 personas más que en 2016. Según estos datos, comunicados por el Instituto Nacional de Estadística, de las más de cuatro millones de personas que vivían solas en 2017, casi dos millones tenían 65 o más años y, de ellas, más del 70% eran mujeres. Esta realidad en la que los ancianos están —por decirlo de una manera muy cruda— abandonados, nos toca de cerca y parece que no la vemos.

Este es el motivo por el cual la ONG Grandes Amigos ha creado una campaña reivindicativa llamada Familias Hinchables: una mala solución, que tiene como objetivo visibilizar esta soledad y ponerle solución. Desde la ONG explican que “este sentimiento afecta a su calidad de vida, su salud y su dignidad” y puntualizan: “Se han desvivido por nosotros, pero ahora envejecen en soledad. Tras 15 años acompañando a las personas mayores solas, en la ONG Grandes Amigos hemos comprobado que sí existe una buena solución: la amistad auténtica, de carne y hueso. Y de eso a ti te sobra”. Para que su mensaje cale en la sociedad han realizado un vídeo duro e incómodo pero urgentemente necesario.

Paquita, protagonista del vídeo, podría ser una de todas esas personas mayores que están solas en España. La vemos levantarse, desayunar con la radio y ver un rato la tele. Se la ve interactuar con su marido a quien le recuerda que se tome la pastilla y también preparar comida para sus nietos y su hijo. Esta rutina podría ser normal, sin embargo, lo que nos choca es que a excepción de Paquita, el resto son muñecos hinchables. No hay ninguna persona real a su alrededor. Así es como Grandes Amigos ha decidido interferir con fuerza en la conciencia de todos nosotros para conseguir que su proyecto de acompañamiento a personas mayores crezca y siga evolucionando.

José Ángel Palacios, portavoz de la ONG, explica para El Español cuáles son algunas de las vías para ayudar: “Puedes hacerte voluntario con nosotros o con otras entidades de tu barrio, hacer una donación para apoyar nuestros proyectos o, simplemente, tomar conciencia de la necesidad de preocuparte por tus vecinos, de relacionarte sin vergüenza en tu entorno, de no estar todo el rato mirando el móvil; así también estaremos consiguiendo una sociedad mejor”.

Cada vez hay más iniciativas para acabar con la soledad de las personas de la tercera edad. En Madrid, por ejemplo, ya existe una red de comerciantes de barrio que están preparados para detectar a ancianos solitarios que pueden caer en la depresión y en Francia los carteros de zona rural han empezado a formarse para hacer compañía a los abuelos solos. Pero ojalá todos aportemos nuestra parte. Si tienes la oportunidad y, sobre todo, la posibilidad visita a tus abuelos, escúchalos, hazles compañía. Ellos también quieren compartir alegrías y necesitan sentirnos cerca.