Los insectos están desapareciendo de la Tierra (y es trágico)

Su presencia es fundamental para garantizar el suministro alimentario de la humanidad

La población de abejas de las orquídeas dependientes del bosque de Brasil ha disminuido aproximadamente un 50% en los últimos años. El número de mariposas en toda Europa se ha visto reducido en más de un 30%. Y la biomasa de insectos voladores en Alemania ha mermado en un 76%. Y probablemente estos números no te alarmen demasiado. Es más, si tienes aprensión a estos pequeños animales, es posible que incluso sea una buena noticia para ti. Solo que no lo es. Como explican los investigadores Tim Newbold y Charlie Outhwaite en The Conversion, "los insectos son fundamentales para el futuro de nuestro planeta".

Por qué son tan importantes

Primero, porque representan uno de los eslabones fundamentales de las cadenas tróficas naturales. Sin esas criaturas, los sistemas podrían colapsar. Segundo, porque "ayudan a mantener las plagas bajo control y descomponen la materia inerte para liberar nutrientes en el suelo". Y, tercero, porque "los insectos voladores son también los principales polinizadores de muchos de los principales cultivos alimentarios como las frutas", cuentan estos dos científicos del Centro de Investigación de la Biodiversidad y el Medioambiente del University College London. En definitiva, su desaparición amenaza los medios de subsistencia de la humanidad.

Y los datos son verdaderamente dramáticos. Un último estudio elaborado por este mismo centro, y liderado por ambos especialistas, concluye que las tierras de cultivo sometidas al estrés climático tiene en promedio la mitad de ejemplares de insectos que las zonas naturales. La situación es aún peor en las zonas agrícolas de los países tropicales, donde precisamente viven la mayoría de las especies del planeta. Esto es así porque estas regiones sufren más fuertemente las dos causas escondidas tras este fenómeno: la destrucción de sus hábitats naturales y el cambio climático. Ambas responsabilidades de los seres humanos.

Cómo evitar su desaparición

En este sentido, defienden los autores de la investigación, debemos "reducir la intensidad de la agricultura y utilizar menos productos químicos", además de disponer de "una mayor diversidad de cultivos y preservar algunos hábitats naturales para mitigar los efectos negativos del cambio climático". De lo contrario, los insectos afrontarán un desafío de supervivencia masiva extraordinario. Y, si no consiguen superarlo, todo lo que conocemos cambiará drásticamente: el desafío lo tendremos nosotros. Países como Indonesia o Brasil ya están sufriendo las consecuencias. Si no hacemos nada, continuará extendiéndose.

Es ahí donde entras tú en escena. Por supuesto que los gobiernos y las empresas tienen la responsabilidad de trabajar para cuidar del medioambiente y de los animales que lo habitan. Pero tú también tienes poder. Tú también tienes margen de acción. En concreto, recuerdan Newbold y Outhwaite, puedes "reconsiderar las decisiones que tomas como consumidor, como comprar café o cacao de cultivo bajo sombra". Lo que adquieres manda un mensaje a las empresas acerca del mundo que deseas. Además, también es importante "reducir la cantidad de pesticidas en los huertos y la frecuencia con la que cortas el césped". Bichos, bienvenidos.