La historia tras las rimas sobre violación de menores del rapero Zasko Master

La comunidad freestyler ha defendido el carácter artístico de las batallas pero también reflexiona sobre el tratamiento de determinados temas

Zasko Master está contra las cuerdas. Buena parte de las redes sociales y muchísimos medios de comunicación han saltado estos días contra el rapero alicantino por unas rimas que soltó durante la Regional de Valencia de las Red Bull Batalla de los Gallos que tuvo lugar el pasado 26 de mayo en la capital del Túria. Según los críticos, entre los que se encuentra el propio rapero Pablo Hasél, condenado en 2014 a dos años de prisión por enaltecimiento del terrorismo en sus letras, aquellas rimas improvisadas suponían una clara apología de la violación de menores.

"Estoy hasta los huevos de menores / tendrás una hija, tu hija irá al cole / ¿y sabes qué pasara cuando Zasko la viole? / Que te pondré este vídeo para que lo veas y llores", rapeaba Zasko. La propia cuenta oficial en Twitter de la organización del evento lo tuiteaba dos días después. Y el maremoto de reacciones ha sido colosal. Porque sí, la frase es horrible. Realmente horrible. Sobre todo si la descontextualizamos. Pero esa rima tiene una densa historia detrás que se ha extendido a lo largo de todo este añ o

Zasko, el 'violamenores'

Las batallas de gallos requieren muchísima velocidad mental. Y también algún aspecto del rival que poder explotar para atacarle. Blon, otro famoso rapero freestyler barcelonés, se quedó sin recursos durante una batalla contra Zasko y decidió acusarlo de violar menores. La razón no era demasiado consistente: Zasko había tenido una novia de 17 años largos cuando él tenía 19. Y aunque Blon se encargó de recalcar públicamente que había sido una rima tonta y sin fundamento, fruto de la improvisación, la odisea para Zasko acababa de comenzar.

Durante todo el año siguiente, las decenas y decenas de batallas en las que participó estuvieron protagonizados por un mismo elemento: todos sus rivales utilizaban el tema de las menores como recurso contra él. Una y otra vez, con peor o mejor ingenio, Zasko era acusado de violar y de pederastia. Y aunque se enfadó en numerosas ocasiones y pidió que aquella bola cargada de peligro parase ahí, la cosa no dejó de crecer. Con el tiempo, Zasko terminó aceptándolo como parte del espectáculo que suponen las batallas.

El problema vino el pasado sábado. Tras haber aguantado todas esas rimas acusadoras con estoicidad durante todo un año y haber contestado a ellas de buena manera, Zasko explotó y, en la décima de segundo que tiene un freestyler para pensar, decidió romper su rol de víctima de las acusaciones y enfundarse en el del monstruo por el que le han querido hacer pasar. Era un teatro. Un juego de personajes. Pero la rima fue tan bruta y llena de ira que ha provocado un imparable revuelo.

Ginés Miraño, el 'freestyler'

Debajo de Zasko, un personaje de la industria del entretenimiento, como cualquier personaje de Tarantino o de Juego de Tronos, está Ginés Miraño. El joven artista ha dado la cara estos días contra toda la maquinaría mediática que se ha movilizado contra él. "Fui el primero que defendió, hasta el mismo día antes de la Red Bull Batalla de los Gallos, que el tema de menores y de las violaciones no se llevara. Pero el 100% de los participantes que le ha tocado contra mí me ha tirado de esto. Aquí tenéis el resultado: ha explotado", escribía en Instagram.

Por eso, el rapero alicantino ha pedido a la comunidad del freestyle, especialmente a quienes le han lanzado rimas de pederastia o violación todo este año, que den la cara para ayudarle. Y lo han hecho. Campeones mundiales como Invert o Skone han criticado que, según ellos, muchas personas hayan atacado a Zasko sin conocer la historia que hay detrás ni el contexto de las batallas de gallos. Es, dicen ambos y muchos otros raperos, un producto más del mundo del entretenimiento, y no hay ninguna intención de promover la violación.

Aún así, el propio Zasko ha aprovechado la situación para cuestionar el tratamiento de ciertos temas durante las batallas. Después de todo, aunque es cierto que una película también puede incluir escenas de violencia sexual o pederastia —o una novela cumbre de la literatura como Lolita, de Nabokov— tiene un sistema de restricción por edad. A las batallas, sin embargo, suele acudir un público adolescente. "Creo que el panorama entero necesita reflexionar sobre qué es el ingenio y qué temas se deben tratar o no", publicaba ayer el rapero en una stories de Instagram.

Arkano, otro de los campeones mundiales españoles, lleva tiempo promoviendo un uso más consciente de las palabras en las batallas. Firme defensor de la libertad sexual y del feminismo, ha defendido en numerosas ocasiones el abandono de expresiones como ‘maricón’ o las clásicas y aburridas alusiones a las madres de los rivales. También ha besado a varios raperos sobre el escenario para normalizarlo. Y, aunque funciona, la velocidad mental que requiere el freestyle provoca en ocasiones deslices de este tipo. Las rimas de Zasko fueron horribles. No hay duda. Pero el contexto importa. Importa y mucho.