Un grupo de ecologistas quiere esculpir la cara de Donald Trump en el hielo

El proyecto busca que el presidente norteamericano vea cómo se muere nuestro planeta

“Construyamos el mayor monumento sobre hielo jamás realizado para demostrar que el cambio climático es real”. Es la máxima del proyecto ‘Trumpmore’ y que está impulsado por el grupo ecologista finlandés Melting Ice. La idea consiste en esculpir una efigie gigante con el rostro del actual presidente norteamericano sobre un iceberg en el Ártico. Todo con el objetivo de abrir los ojos de Donald Trump y demostrarle que el Polo norte sí se está derritiendo.
El escepticismo del presidente en relación al cambio climático ha sido uno de los temas más polémicos desde su entrada en la Casa Blanca. “A menudo la gente no cree en algo hasta que lo ve con sus propios ojos”, apunta Nicolás Prieto, la persona al mando de la ONG finlandesa, “por eso queremos construir el monumento para ver cuánto tiempo dura antes de derretirse”. De esa manera, el rostro esculpido de Trump deformándose poco a poco será la prueba irrefutable de una verdad que existe desde hace años.


El proyecto requiere una expedición de cuatro semanas al Ártico en una localización que está todavía por decidir; en él se necesitará la colaboración de decenas de escultores de hielo, un equipo de telecomunicaciones —el derretimiento de la efigie se transmitirá minuto a minuto en directo— y otro equipo de científicos. Todo esto requiere, nada y más y nada menos, que la suma de 400.000 euros, un dinero que el grupo de ecologistas pretende recaudar mediante un crowfunding. Para llegar a todos los rincones del planeta, Melting Ice está promoviendo su idea mediante el hashtag #ProjectTrumpmore y aspira a que este ambicioso movimiento consiga que el presidente norteamericano ratifique el Acuerdo de París.
El calentamiento global no se detiene, se trata de una epidemia invisible para muchos ojos y es posible que sea por la falta de un símbolo concreto: algo que genere un impacto grande, que demuestre al 100% que el planeta se está muriendo. La inacción solo empeora nuestro mundo y qué mejor motivación puede existir que la cara de Donald Trump desfigurándose.