Galicia podría contribuir al fin del horrible negocio del coltán en África

La empresa se presenta como una alternativa "sin sangre" a una industria relacionada con la minería ilegal, la guerra y la explotación infantil

La noticia es de la semana pasada, pero entre los Oscars, el coronavirus y otras preocupaciones temporales, pasó bastante desapercibida. Pero es importantísimo. La empresa Strategic Minerals acaba de encontrar coltán en Galicia, un mineral imprescindible en la fabricación de los móviles y que hasta ahora se había encontrado, básicamente, en el Congo (donde se encuentran el 80% de las reservas del mundo) y en Venezuela, Colombia, Brasil y Australia

Con este descubrimiento, Galicia quiere convertirse en una alternativa 'sin sangre' para la extracción de uno de los materiales más solicitados del mundo (ya es el nuevo "oro negro", o sea, es más valioso que el petróleo) y su precio de mercado ronda los 180 euros el kilo. La explotación de las minas congoleñas ha provocado auténticas guerras en el Congo y la minería ilegal es uno de los mayores desafíos que tiene el Amazonas colombiano y venezolano, donde grupos armados ilegales se dedican a extraer coltán y oro sin ningún método, arrasando con todo lo que se encuentran y contaminando de mercurio las aguas de la selva.

Ahora, en la mina de A Penouta, en Viana do Bolo (Orense), un recinto, explotado por la empresa Strategic Minerals, "ha sido el campo de pruebas del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) durante el último año, en un proyecto conjunto con la propietaria de las instalaciones enfocado a recuperar estaño de las escombreras y extraer, de la escoria resultante, dos de los metales más apreciados por la industria tecnológica: el niobio y el tántalo. De su combinación resulta el conocido como coltán, clave para la fabricación de teléfonos móviles", explica La Voz de Galicia.

El coltán en Galicia no se encuentra en estado puro, sino que por un lado hay que extraer el estaño y luego el niobio y el tántalo, que salen juntos. Durante el año pasado, Strategic Minerals se encargó de hacer pruebas para ver si era factible y ahora ya venden minerales a países europeos como Alemania y a China, el principal productor de tecnología del mundo. Es un golazo en un momento en que algunas empresas han empezado a pedir coltán "sin sangre" para desmarcarse de la contaminación, la guerra y la explotación infantil.

Llegar a las profundidades

Viana do Bolo ha sido un lugar históricamente clave para la minería gallega (explotado por Rumasa) porque se encuentra en una zona de choque de placas tectónicas que hizo que los minerales salieran a la superficie, explica al mismo diario Juan Ramón Vidal Romaní, geólogo, catedrático y profesor emérito de la Universidad de La Coruña, que cree que las intervenciones para extraer coltán serán "pequeñas operaciones" para poder seguir sacando provecho de la mina, pero residuales si se compara con el pasado. No obstante, el catedrático calcula que bajo tierra hay más coltán del que se ha podido localizar hasta ahora y no sabemos si por la presión de la demanda internacional, en la mina habrá excavaciones para buscar los minerales que se encuentran en la profundidad de la tierra. 

Romaní asegura que el coltán está de moda y que en Galicia ya se había encontrado en los años 70, cuando a nadie le interesaba extraerlo. Teniendo en cuenta que en el mundo ya hay más móviles que humanos y que su fabricación no deja de aumentar, si no se encuentran nuevos materiales para construirlos, su demanda no hará más que aumentar. Desde ya tenemos que estar atentxs a cómo se extrae el mineral en Galicia para exigir que sea de forma respetuosa con el medio ambiente y los mineros y no acabar propagando un modelo de explotación injusto y devastador.