Esta exvegana no quiere que te hagas vegano

Lierre Keith asegura que la dieta vegana le provocó graves problemas de salud física y mental

El movimiento vegano se expande por todo el mundo. Pero, mientras más personas dicen adiós a los productos animales, más nutricionistas avalan la viabilidad de la dieta y más entidades la recomiendan, también surgen voces muy críticas con el movimiento. Es el caso de Lierre Keith, la activista norteamericana que está dispuesta a suplicarte para que no te hagas vegano. Su libro El mito vegetariano (reeditado por Capitán Swing en 2018) es una cruzada teórica feroz contra el veganismo que despierta muchísima polémica por los argumentos sobre los que se sustenta.

Según explica en su controversial ensayo, Keith practicó una dieta vegana durante 20 años antes de sufrir numerosos problemas graves de salud (amenorra, ansiedad y depresión). En una reciente entrevista para Alimente asegura que "la dieta vegana es insostenible" y que quienes dicen ser veganos "están haciendo trampas, aunque no lo digan públicamente". Un argumento que, por cierto, contradice lo que vienen diciendo los especialistas en nutrición. Por eso, sus detractores la acusan de no decir qué alimentación llevaba exactamente. De hecho, cualquier dieta, omnívora o vegana, requiere planificación y equilibrio.

Pero, además del argumento de salud, la escritora esgrime el argumento de la agricultura como arma contra la proliferación del veganismo. Según declaraba en Alimente, "la agricultura es la práctica más destructiva que el ser humano ha perpetrado", acusándola de haber dado lugar a la división de clases y de destruir hábitats. Otro polémico argumento que quienes rechazan sus ideas tratan de desmontar alegando que la inmensa mayoría de la agricultura mundial está destinada a alimentar al ganado de la industria alimentaria.

El mito vegetariano también defiende el antiveganismo basándose en otras dos premisas más. La primera, que aunque las prácticas hacia los animales descubiertas en las grandes granjas a través de infiltraciones de oenegés son abominables, este no tiene por qué ser el único modelo posible de industria alimentaria animal. Y la segunda, que "la vida sin muerte no es posible". O dicho de otro modo: que en agricultura también son utilizados animales. Ideas que están generando uno de los debates más controvertidos e intensos en torno al creciente y polémico veganismo.