Esta Erasmus se ha hecho viral recogiendo la basura de las playas de Barcelona

Elizabeth Sherr es una estudiante afincada en Barcelona que acaba de conseguir que se recojan más de 502.000 residuos de las playas de la ciudad mediante un reto en TikTok

Justo después del confinamiento, la estudiante norteamericana de Erasmus, Elizabeth Sherr, decidió mudarse de Bilbao a Barcelona. El plan no podía ser mejor: establecerse delante de la playa y contar a sus 126.000 seguidores en Tik Tok cómo era vivir en una de las ciudades más bonitas del Mediterráneo. Un día, cansada de la cantidad de basura que encontraba en las playas de la ciudad, decidió unirse a una de las recogidas de basura de voluntarios y compartir su experiencia a través de sus redes sociales. Su vídeo en Tik Tok alcanzó más de un millón de visitas y, de repente, miles de personas se ofrecieron para colaborar y hacer lo mismo en sus respectivas ciudades.

Sin poder creerlo, Elizabeth se había convertido en viral por un vídeo en el que simplemente se la veía haciendo algo tan simple y necesario como recoger basura. “A raíz de este vídeo, el Parlamento Europeo se puso en contacto conmigo y me ofreció poner en marcha un Trash Challenge (desafío de basura) a nivel mundial”, explica la activista en declaraciones recogidas por El País. El reto comenzó el pasado 28 de mayo y concluyó el 8 de junio con motivo del Día Mundial de los Océanos. Aunque parezca increíble, la cifra de residuos que acumula el desafío es de 637.828 piezas de basura y a eso faltaría sumar la de las miles de personas que se han ido sumando. 

Puede parecer simple postureo, pero su ejemplo es bastante significativo para entender la cantidad de basura que generamos cada uno de nosotrxs a lo largo del año y que, en muchas ocasiones, acaban directamente en el mar. En concreto, las cifras del Eurostat apuntan a que los españoles generamos en torno a 476 kilos de basura anuales, un poquito mejor que la media de 502 kilos europea. Por eso el reto inicial consistía en recolectar 502.000 residuos, una cifra simbólica de nuestra asquerosidad anual multiplicada por 1.000. 

Solamente hay que en el fondo de nuestros océanos hay unas 14 millones de toneladas métricas de microplásticos. Es decir, 35 veces más de lo que flota en la superficie. Y lo peor de todo es que el 49% de todo es plástico es de un solo uso, por lo que podríamos evitar mucha de esta contaminación optando por envases no plásticos y biodegradables. Todo esto es lo que defiende Elizabeth en sus vídeos y que la han llevado a querer llevar el reto más allá del Día Mundial de los Océanos: planea crear una campaña medioambiental en Barcelona para que las personas que veraneen en la ciudad tomen conciencia de su impacto en las aguas de sus playas.

“Cousteau me abrió los ojos a los misterios del mar, pero diría que mi mayor inspiración fue la doctora Earle, la primera científica marina jefe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, y la primera mujer que se encerró en un sumergible”, cuenta Elizabeth quien se encuentra terminando su máster en Recursos del Medio Marino. Puede que sus iniciativas no le lleven más allá de este reto, puede que muchos la tomen como un fenómeno exclusivamente de Tik Tok, pero con su pequeño ejemplo y utilizando la influencia que ha conseguido para trasmitir un gran mensaje, Elizabeth ya ha hecho más que la mayoría. Y solo cuando la mayoría se comprometa a dar también ese pequeño paso, veremos el resultado.