La campaña de una joven a la que descartaron para un trabajo por llevar velo

El entrevistador la rechazó diciendo que "los clientes no quieren tratar con una persona como tú"

Laila Serroukh es una de tantas jóvenes españolas que viste hijab. Pero esa normalización que vivimos en las calles parece no haber alcanzado todavía el ámbito laboral. Su historia, que ella misma compartió ayer en diferentes stories de Instagram visiblemente enfadada y afectada, es una confirmación irrefutable: después de ser preseleccionada para una oferta de trabajo a través de un portal de empleo online, acudió a la entrevista y fue descartada rápidamente por negarse a la petición del entrevistador de trabajar sin hijab.

"Los clientes no quieren tratar con una persona como tú". Son las palabras que han quedado clavadas en el corazón de Laila. La discriminación por parte del encargado de recursos humanos de la empresa fue tan descarada que ni siquiera revisó el currículum de la joven, formada como periodista y fotógrafa. Una lamentable historia que no ha pasado desapercibida. Las redes se han volcado con la joven, algunas activistas como Desirée Bela-Lobedde han compartido su historia y organizaciones contra la islamofobia la han apoyado públicamente.

No obstante, y como ha explicado Laila en Youtube, no piensa revelar el nombre de la empresa que la discriminó. Y tiene sus razones: "No es un caso aislado. Y nombrar a la empresa es focalizar la atención en ella y olvidarnos de que esto sigue pasando en todo el campo laboral". Lo que sí ha hecho la joven es crear una campaña protolerancia bajo el hashtag #UnaPersonaComoYo, que busca visibilizar los problemas de acceso al empleo no solo de musulmanes, sino también de gitanos, negros, transexuales y demás colectivos marginados laboralmente.