Apple y Windows responderán por la muerte de niños que trabajan para hacer tu móvil

Niños de nueve años cobran entre 0,75 céntimos y dos dólares al día haciendo de mulas humanas o extrayendo materiales en condiciones infrahumanas

A estas alturas, si te decimos que tu móvil y otros dispositivos electrónicos tienen minerales como el coltán o el cobalto que se minan en África en condiciones infrahumanas, no te parecerá nada nuevo. Es un escándalo que se hizo público en 1999, cuando Sony acudió a las minas de la República Democrática del Congo para aumentar la extracción de estos minerales y así poder llegar a producir la PlayStation 2, que fue un auténtico boom.

De ahí surge el concepto “móviles de sangre”, promovido por diversas ONG, que denuncian la crueldad de las condiciones que se viven en estas minas indispensables para nuestros gadgets diarios. Y aunque creamos que con la visibilización de estos abusos las condiciones han mejorado, no hay nada más lejos de la realidad: el bufete de abogados especializado en derechos humanos International Rights Advocates acaba de procesar una denuncia a Apple, Google, Dell, Microsoft y Tesla por ser culpables de muertes y heridas graves de niños y menores (alrededor de los 9 años) que trabajaban en sus minas del Congo.

Mina de coltan | MONUSCO/Sylvain Liechti

“Según los abogados de las víctimas, los menores que trabajan en las minas de cobalto integran la cadena de suministro de estas compañías. Las familias y los niños lesionados reclaman una indemnización por trabajos forzados y una compensación adicional por enriquecimiento injusto, supervisión negligente y haberles causado intencionalmente un gran daño emocional”, explica eldiario.es, parafraseando la denuncia que los abogados han puesto en Washington a las empresas.

La RDC es un país profundamente inestable políticamente y sumido en una extrema pobreza, un cóctel contextual que aboca a menores a trabajar en el sector minero para que su familia pueda sobrevivir. “Afirman que se les pagaba tan poco como 2 dólares por una extenuante y peligrosa labor que consistía en excavar rocas de cobalto con utensilios rudimentarios en oscuros túneles subterráneos. Los familiares alegan que algunos de los niños murieron cuando los túneles se derrumbaron y otros se quedaron paralíticos o tendrán lesiones graves el resto de sus vidas como consecuencia de estos accidentes”, añade el artículo.

Es solo uno de los muchos casos que denuncian los abogados. Por ejemplo, otro niño trabajaba cobrando 0’75 dólares diarios haciendo de mula humana, transportando sacos de rocas de cobalto. Hubo otro accidente y ahora está paralizado de pecho hacia abajo sin posibilidad de recuperar la capacidad de andar.

Lo escandaloso, además, es que las empresas estaban advertidas. Apple, Google, Dell, Microsoft y Tesla sabían que el cobalto se extraía con explotación infantil. Y aun así, procedieron porque el ahorro de costes en la realización de sus productos era sustancial. Por supuesto, The Guardian ha contactado con las empresas que, o se han negado a dar declaración, o han negado las acusaciones, contradiciendo los informes presentados por la demanda, que sigue en curso y que si se ganan los denunciantes será una sentencia histórica por los derechos humanos y la primera de este tipo a estas grandes empresas de la tecnología.