Alquiler de ropa: la alternativa sostenible que podría desbancar a la 'fast fashion'

Igual que sucede con otros modelos de intercambio, ahora la moda también se suma a ese sistema de alquiler de prendas que, de otra manera, solo utilizaríamos una vez. Menos ropa, para un armario más sostenible

Se habla mucho, y desde hace años, del modelo de alquiler vacacional al puro estilo Airbnb. Pagas por una vivienda, la disfrutas y luego la dejas tal y como estaba a un precio mucho más económico que otros hoteles. Lo mismo está empezando a ocurrir en el sector de la moda, donde existe una alternativa a esos vestidos de boda en los que te gastas un pastizal y solo usas una vez. Se trata de las empresas de alquiler y préstamo de ropa, un modelo que busca abaratar costes y producir de una manera más sostenible y que te puede salvar de más de un compromiso.

Un armario compartido

De hecho, lo que para nosotrxs podría ser una locura, —eso de compartir armario con cosas que ya han sido de otras personas—, en países europeos como Alemania o Reino Unido está teniendo bastante acogida. La firma británica 'By Rotation' es una marca que nació en 2019 bajo la misma premisa del renting. Su funcionamiento es sencillo: la aplicación pone en contacto a miles de usuarios que, en vez de comprar y vender, comparten el armario alquilando esas prendas que ya no necesitan

Una especie de intercambio que bien podría ser como el que haces cuando ya no te viene algo y se lo das a un amigo, pero versión modelo económico. Solo hay que fijarnos en sus cifras de facturación. Esta red social, centrada en alquilar, prestar y comprar moda de diseñador, levantó tres millones de dólares (unos 3,77 millones de euros) en una sola ronda de financiación hace un par de semanas, según explica un artículo publicado en S Moda.

España se suma al alquiler de ropa online

Pero España tampoco se queda atrás en este tipo de negocios. Aunque a una escala distinta, también aquí existen iniciativas enfocadas a cubrir eventos tipo bodas o similar que ofrecen un amplio abanico de outfits para alquilar. 'La Más Mona' o 'Mimoki' (para tocados) son algunos ejemplos. También está 'Borow', una tienda de alquiler de vestidos de fiesta que está triunfando con su concepto de lujo sostenible.

“Pasada la edad del pavo en la que consumíamos fast fashion de manera compulsiva, tendimos a crear nuestro propio armario cápsula, invirtiendo únicamente en prendas a las que realmente les dábamos uso en nuestro día a día”, explica Eva Chen, cofundadora del negocio junto a su hermana Joana.

Ellas, como muchxs de nosostrxs, empezaron a echar en falta la idea de tener un 'armario B' que lo pudiese complementar. Un punto extra que no implicase comprar por comprar prendas que solo se utilizan para una ocasión, sino tener lo justo y necesario y, de vez en cuando, poder alquilar ese vestido o ese traje que tanto anhelaban. Bajo esa idea abrieron su firma, que cuenta con un local físico en Madrid y que ya tiene más de 66.000 seguidores en Instagram.

Hacia un modelo más sostenible 

Con la pandemia, muchxs consumidores se dieron cuenta de que tenían demasiada ropa. Hay quien la vendió por apps de compra-venta y quien, simplemente, la donó. Sea como sea, todxs buscamos un modelo más sostenible de consumo con tal de frenar la irremediable crisis ecológica. 

Según los expertos, el alquiler de ropa podría ser la respuesta al sobreconsumo. Como explica Maia Curutchet, directora creativa de la firma española SKFK: "Se trata de una nueva manera de disfrutar de la moda y renovar nuestro armario cada mes a la vez que reducimos la producción de ropa nueva”. El reto final queda ahora en manos de las grandes firmas, quienes deberán ajustarse a unas normativas ya aprobadas por la Comisión Europea que exige ropa de calidad, sostenible, duradera y por su puesto: lejos de componentes químicos.