Plogging, el entrenamiento que te pone en forma y cuida del medio ambiente

Ponerse en forma. Fue tu promesa para el 2018 pero quedó olvidada en el cajón de las tareas procrastinadas. Pero ahora, con la primavera y la esperanza de solecito que trae consigo, estás decidido a buscar algún tipo de entrenamiento motivante y a cumplir con tu promesa de una vez por todas. Crossfit, yoga, running... Las posibilidades son casi infinitas. Pero si quieres ponerte en forma de verdad y de paso combatir la contaminación que tanto daño hace a nuestro planeta, deberías probar con el plogging, el deporte de moda del que se hace eco Independent.

"No bag no problem. Hiking this 6 miles to put it in a bin. " @plastic_pollutionsolution . . . #Plogging is the new fitness trend that's sweeping (and cleaning!) Sweden. Tap the link in bio to learn more.

Una publicación compartida de SHAPE: fitness, beauty, celebs (@shape) el

Esta modalidad ecológica de entrenamiento, surgida de la siempre vanguardista Suecia, combina el jogging con la recogida de basura (plocka upp en sueco, de ahí el nombre del deporte). En lugar de correr sin más, ajeno a los problemas del mundo, los ploggers se agachan, flexionan y contorsionan para alcanzar la basura que hay tirada por las calles y por la naturaleza para recolectarla y llevarla a los contenedores. Una manera de ponerse en forma mucho más consciente y solidaria con la Tierra y con el resto de personas. Y también mucho más eficaz.

«Plogging» ist DER neue Fitness-Trend. Und man tut damit sogar noch etwas Gutes! 👍 #plogging #fitness #environment

Una publicación compartida de Radio Energy (@energy_ch) el

Porque el simple hecho de correr, agacharse y sostener la basura con los brazos resulta ser un ejercicio muy saludable. De hecho, y según la app de fitness Lifesum, que contabiliza las calorías quemadas durante un entrenamiento, el plogging es mucho más efectivo que correr sin más. En concreto, una media hora de plogging quema unas 288 calorías de promedio, mientras que el trote ordinario queda en 235 calorías. Unos beneficios, físicos y medioambientales, que están convirtiendo el plogging en un fenómeno muy popular en las redes.

Y tú, ¿te animas?