"Ahora Lo Sexy Es No Llevar Relleno", La Nueva Campaña Que Reivindica Los Pechos Pequeños

¿Cuáles deben ser los atributos de una mujer sexy? Buf, menuda pregunta. A la altura de otras cómo ¿de dónde venimos? o ¿cuál es el sentido de la vida? La diferencia es que para la primera sí que se han lanzado respuestas categóricas. De unos años aquí, el prototipo de mujer sexy era una chica joven, alta, delgada pero con curvas y con pechos grandes. Ese era el canon. Y la que no se ajustaba, se jodía. Pero las modas cambian, todo evoluciona y, por primera vez, una marca de lencería se ha atrevido a reivindicar los pechos pequeños y naturales.

Fuera postizos, costuras y aros que estrujan los pechos  y los levantan artificialmente. Ahora, lo sexy es no llevar relleno. Ese es el eslogan de la nueva campaña de Victoria's Secret, que ha lanzado una línea de sujetadores que únicamente hacen eso: sujetar. La firma ha organizado una legión de ángeles con pechos pequeños encabezada por las modelos Taylor Hill, Elsa Hosk y Martha Hunt, encargadas ahora de presumir de belleza pero no de escote generoso.

modelos-mileniales-codigo-nuevo

Con esto no quieren decir que ahora lo sexy sea tener el pecho pequeño. Obviamente, la firma va a seguir vendiendo sujetadores con relleno, pero sí pretenden huir de las categorizaciones excluyentes. “Es algo en lo que hemos estado insistiendo desde hace tiempo”, comentaba la modelo Martha Hunt en un periódico británico. Y, en la misma línea, su compañera Taylor Hill añadía: “yo no tengo un pecho grande, pero creo que ser tú misma es algo que se aprecia mucho hoy en día. Así es más divertido y también mucho más cómodo”.

modelo-mileniales-codigo-nuevo

Resulta curioso que haya sido precisamente Victoria's Secret la primera en defender los pechos naturales y pequeños. La marca se hizo famosa por sus sujetadores con relleno, por sus mujeres fatales llenas de encajes, con mucho push-up y con tacones que dejarían canijo a Paul Gasol. Algunos ven aquí una intención oculta: la firma va a ahorrarse cientos de miles de dólares fabricando sujetadores más básicos, sin varillas ni relleno y con mucha menos tela. Sobre todo para las modelos a las que ha expuesto como protagonistas para esta campaña cuyo físico destaca por reunir dos factores: pechos pequeños y una delgadez considerable. 

Vaya usted a saber. El caso es que un nuevo ejército de ángeles se subirá a la pasarela de uno de los desfiles más seguidos del mundo presumiendo de un busto sencillo y moderado. ¿Será este un paso decidido hacia la hacia la desaparición de trucos y de postizos? No tiene por qué; cada una que haga lo que quiera. Ese será el mejor final: que cada mujer haga con sus pechos lo que quiera, sintiéndose libre para decidir la opción que más le guste.