La secta que reclutaba mujeres para marcarlas como ganado y luego violarlas

El líder del grupo se definió en el juicio como la persona más inteligente y ética del mundo y llegó a compararse con Einstein o Gandhi

Se compara con Albert Einstein porque se cree la persona más inteligente del mundo y con Mahatma Gandhi porque cree que es el más ético, pero cuando conoces la historia de Keith Raniere lo único que sientes es un escalofrío tras otro. Es el líder de la secta Nxivm, que se dedicaba a reclutar mujeres para satisfacer todos sus deseos, las encerraba y aislaba de la realidad para tener un control pleno sobre ellas y hasta les marcaba la piel con sus iniciales, algo que solo puede interpretarse de una forma: "eres mía".

El caso salpica hasta al hijo del expresidente de México Carlos Salinas o a la actriz Allison Mack y ha involucrado a unas 16.000 personas entre Estados Unidos, Canadá, México y Centroamérica. Estos días, Raniere se enfrenta a su juicio en Nueva York, donde está acusado de dirigir un esquema piramidal para reclutar a mujeres como esclavas y obligarlas a tener relaciones con él, según cuenta la BBC. La secta se definía como una "comunidad guiada por principios humanitarios que buscan empoderar a las personas", pero los testimonios muestran un lado mucho más oscuro y perverso del grupo. Uno de los más aterradores es el de Daniela, una mexicana que llegó a Estados Unidos sin papeles a los 16 años.

"Lloramos todo el tiempo"

En el juicio, Daniela contó que la estuvieron "preparando" y manteniendo virgen hasta los 18 años para que el jefe la desvirgara al alcanzar la mayoría de edad. Entonces, llegó el momento y se la llevó a un sótano para violarla. A partir de entonces, tuvo que hacerle felaciones hasta varias veces al día y llegó encerrarla en una habitación durante dos años mientras se sometía a una estricta dieta porque no le gustaba su cuerpo. Pero la de Daniela no es siquiera la historia más dramática. Una hermana suya tuvo un hijo de su jefe y otra fue utilizada para grabar pornografía infantil, otro de los delitos de los que es acusado el dirigente de la secta. "Lloramos todo el tiempo", declaró Daniela ante el juez, según recoge la BBC.

Youtube - BBC

Las historias se suceden y todo parece una historia de terror, sobre todo, la semana conocida como "La vanguardia", que se celebraba en agosto en homenaje al cumpleaños de su líder. Entonces, cada miembro debía aportar al menos 2.000 dólares para financiar el festín, que implicaba que todas las mujeres sometidas se utilizaran para complacer cualquier deseo de Raniere. La secta logró crear un esquema gracias a desmoralizar a las mujeres y quitarles cualquier herramienta de independencia: las machacaban psicológicamente para hacerlas sentir inútiles, las obligaban a dejar pertenencias de valor o secretos muy profundos para poder chantajearlas y les hacían sentir que allí estaban en una comunidad que las apoyaba.

Atrapaban a las mujeres mediante unos supuestos programas de autoayuda que ocultaban un sistema de sumisión y esclavitud del que se hacía muy difícil salir. Ingenio puro al servicio del mal.