Personas Que Prefirieron Ir A La Cárcel Antes Que Vivir Sus Vidas De Mierda

Que te priven de la libertad de hacer lo que te da la gana cuando te da la gana es un castigo del que huyen todos los delincuentes. La vida en la cárcel está concebida para no ser agradable y para dar miedo a aquellos que se plantean hacer algo fuera de la ley. Pero hay personas a las que la vida se les vuelve tan miserable que prefieren vivir en la cárcel. Por extraño que parezca, hay varias razones por las que esta gente ha hecho lo posible por que le encierren.

1. Mendicidad

A  menudo, las personas que pasan mucho tiempo en la cárcel descubren que, al salir, la vida también es dura ahí fuera. Muchos se encuentran sin trabajo ni familia y preferirían volver entre esas rejas que terminaron por darles la vida. Este fue el caso de Lance Brown, un exconvicto de Georgia que en 2011 decidió lanzar ladrillos a las ventanas de un edificio federal. Según el informe policial, Brown afirmó que estaba sin hogar ni comida, y que prefería volver a prisión que vivir en la calle. Así que volvió para cumplir una condena de 10 años. 

2. Para dejar de fumar

Dicen que a grandes males, grandes remedios. No sé yo. Etta Lopez, de 31 años, decidió abofetear a un agente de policía cuando este salía de su turno en la Cárcel de Sacramento. Después contó que quería que la encerraran porque fue su última opción para dejar el tabaco. Consiguió que la arrestaran, pero no sabemos si dejó de fumar.

3. Por lealtad

¿Alguna vez has tenido un amigo por el que harías cualquier cosa? Dos chicos de Manitoba (Canadá) decidieron prenderle fuego a una Comissaría de la Policia Real Montada. Los adolescentes, de 13 y 14 años, alegaron que lo hicieron porque querían ser trasladados a la prisión juvenil donde estaba encerrado un tercer amigo. Y es que la amistad es sagrada.

4. Por rencor

Las separaciones pueden ser muy amargas. Sin embargo, cuando estás dispuesto a ir a la cárcel porque tu pareja te ha dejado, es que has llegado al límite del rencor. Kimberly Bivens, 49 años, fue detenida después de que entrara, sin permiso, en casa de su ex marido en Pennsylvania (Estados Unidos). Fue declarada culpable de allanamiento de morada y condenada. Sin embargo, Kimberly llegó a escribir cartas al abogado de su ex marido y al fiscal del condado aclarando que tenía intención de reincidir. A algunos les cuesta mucho superarlo.

5. Por locura

"No podía soportarlo más". Esto es la razón que una mujer de Hamilton City, Canadá, les dio a los bomberos después de incendiar varias guías de teléfono y, con ellas, su propia casa. Manuela Gonzalez quería ser encerrada cuando la encontraron despotricando y saltando en su cocina en llamas. Cuando intentaron sacarla de la casa, pataleó y forcejeó con los agentes y fue arrestada por resistencia a la autoridad y lesiones a un agente del orden, además de por provocar el incendio.

Vía ODDEE