Las Peores Infracciones Viales De Los Políticos

Sí, lo sabemos. Da igual el color político del que sean o desde las siglas que militen. Parece que una vez llegados al poder tienen licencia hasta para hacer todo tipo de infracciones viales que, en ocasiones, saldrán indemnes de una situación por la que el resto de los mortales pagaría o lo haría de un modo más duro, pero, ¿cuáles han sido las pilladas sobre ruedas más descaradas de los políticos?

Esperanza Aguirre y su aparcamiento en el carril bus

Cualquiera que haya vivido en Madrid, ido, o directamente lo vea por la tele sabe que la Gran Vía es una de las arterias de la capital de España y zona en la que es imposible aparcar al estar rodeada de comercios. Pues hace solo unos meses Esperanza Aguirre aparcó "un momentito", como ella misma dijo, para sacar dinero en el cajero. A su vuelta, los agentes de seguridad estaban cumpliendo con su deber y Aguirre ni corta ni perezosa acabó no solo marchándose sin más, sino tirando la moto en su fuga. Veremos en qué queda esto, ya que está en manos de los jueces.


Miguel Ángel Rodríguez y sus copas de más

El pasado año, Miguel Ángel Rodríguez acabó arrestado tras golpear a varios coches y dar positivo por alcoholemia: "Me lo he bebido todo", decía orgulloso en aquel momento. El que fuera portavoz de José María Aznar (PP) cuadruplicaba la tasa permitida y acabó pidiendo perdón. La broma le costó una multa que superaba los 2.000 euros y 8 meses sin carnet de conducir.


Nacho Uriarte y su poco ejemplo como vocal de la Comisión de Seguridad Vial del Congreso

El caso de Nacho Uriarte fue aun peor, ya que acabó imputado por un delito contra la seguridad vial. El que fuera diputado nacional y presidente de Nuevas Generaciones del PP era vocal en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso en aquel momento, lo que no hizo más que evidenciar los criterios de designación que hay en este país. Finalmente, el Supremo le sancionó con 2.400 euros. "Que tomen ejemplo de lo que yo no hice, que es, en ese momento, pensar las cosas dos veces y coger un taxi, porque por una cosa de esas te puedes fastidiar la vida y te puedes arrepentir siempre", declaró por aquel entonces.