El Peligro De Ir De Compras: 6 Tácticas De Las Tiendas Para Que Gastes Más Dinero

La mercadotecnia innova día a día con el ánimo de vender más y climatizar al cliente para que mientras compre esté tan a gusto que le dé pena irse y se pasee por todo el establecimiento. Sin duda, los profesionales del marketing intentan dar valor a su profesión y conocimientos indicando que lo suyo es informar y exponer un producto y sus características, mientras que socialmente el marketing es visto como algo negativo, donde lo principal es encajarte algo y vender sin más.

La respuesta a este dilema es mitad y mitad entre ambos, aunque con algo más de profundidad, ya que bien es cierto que vender es el objetivo principal de todo establecimiento, pero cada vez los consumidores son más difíciles de convencer a la hora de vender sin más o tratar de engatusar al cliente con las bondades de un producto.

Por esta razón, una de las mejores tácticas con el objetivo de incrementar las ventas es la introducción de psicología (comercial) para, inconscientemente, persuadir a los consumidores a que compren más o al menos permanezcan el mayor tiempo posible en un establecimiento. Está perfectamente estudiado que existe una relación directa entre el tiempo que una persona permanece en una gran superficie y el gasto que hace en ese tiempo; cuanto más tiempo, más compra.

Algunas de las estrategias más variopintas usadas para que te rasques más el bolsillo son:

Los productos más caros, en tus ojos

Si te fijas bien, cuando sale alguna promoción, nuevo producto o simplemente quieren vender más de un determinado bien, suelen ponerlo a la altura de los ojos (1.60 metros). ¿Por qué? Porque es la forma más fácil de que prestemos atención y nos fijemos, mientras que los productos más baratos o con menor interés en su venta suelen ponerse abajo en los estantes (a la altura de los pies y las rodillas) o arriba, donde existe mayor dificultad para alcanzar y comparar. Todo esto es real, excepto para algunos productos, como los juguetes, que suelen estar situados en la parte baja de los stands, y el motivo es la altura de los pequeños a los que van destinados… para que embauquen a unos y otros paguen.


Descuentos falsos

Una de las grandes mentiras en la comercialización de productos, sobre todo productos alimenticios y de primera necesidad, es la introducción de descuentos que no son reales, ya que inconscientemente tendemos a fijarnos en aquellos cuyos precios están rebajados, independientemente de si el precio actual es bueno o no. No es casual que en los establecimientos tiendan a publicitar con grandes carteles, y en numerosos lugares los descuentos en productos concretos, aunque sean del 2% o 5%. Y tampoco es casual el famoso 3x2, o la segunda unidad al 50%, ya que los precios suelen estar aumentados, o realmente la función es que te acerques a una zona donde haya productos de mayor calidad y más caros.


Recorrido y situación de los productos

Si nos fijamos bien, en cualquier gran superficie los productos de primera necesidad (y más baratos) como puedan ser el pan, leche, vegetales y fabricados de bajo coste, tienden a estar al final del supermercado; de este modo, tendremos que cruzar todo el hipermercado para conseguir productos que compramos al día a día. ¿Objetivo? Que te pasees por todo el súper y te fijes en otros productos. Además, las ruedas de los carritos tienden a ir hacia la derecha (¡no es una leyenda!), al igual que las personas, ya que más del 90% de la gente es diestra.

Pero entonces, ¿por qué las cajas suelen estar situadas a la izquierda? Una vez el cliente entra dentro del establecimiento, tendrá que recorrer todo el reciento hasta llegar a la zona de pago. Todo pensado y planificado para que corras más. Ah, y los productos que no necesitamos (golosinas, snacks, etc.) que suelen costar más y suelen estar al principio. Estos productos se suelen comprar por impulsos, y son llamativos por el color, olor, sabor o a qué hagan referencia.


La música

El hilo musical que suelen poner no es casual tampoco, si no, fijaos en las diferencias cuando el establecimiento está abarrotado y cuando no. Se sabe que el tiempo medio en comprar en estos establecimiento suele rondar una hora, y la música será rápida y con ritmo si el deseo es que se compre rápido y se vaya, o lenta, si se quiere que los actuales compradores se queden más tiempo, dependiendo de las intenciones de los comerciales en ese momento.


Los precios, también psicológicos

¿Funciona la táctica de poner decimales altos acabados en 9 o 5? Sí, totalmente. Y esto es así porque nos solemos fijar en la primera cifra del precio, es lo que más nos llama la atención, por eso nos acercamos, buscamos, comparamos y nos lo llevamos. La principal base de los hipermercados son las paradas, cada vez que te paras a ver algo, es muy probable que eches algo al carro, de forma que aplicar precios aparentemente bajos a primera vista hace que pienses y recojas.


El tamaño de los carritos

Cuanto mayor sea el carro que hemos seleccionado para comprar, más intenciones tendremos de llenarlo. No vale decir que controlamos, sino que el hecho de verlo vacío incita a comprar. Además, en los últimos años se han ido sustituyendo los diferentes tamaños de carritos hacia un solo tamaño, y de gran envergadura, de forma que se motive a llenarlo, sin que inicialmente tuvieras la intención de ello.

Crédito de la imagen: Buzzfeed