Netflix suspende House of Cards tras una 'confesión' de Kevin Spacey

Después de seis temporadas y el amor del público, Netflix ha decidido terminar con una de sus series emblemáticas: House of Cards. No están claros los motivos, pero su cancelación llega justo después de que su protagonista, el famoso actor Kevin Spacey, fuera también el centro de una acusación de abuso sexual y de que, oportunamente, saliera del armario. Según el medio estadounidense TV Line, fuentes de Netflix han asegurado este lunes que el fin de la serie se decidió hace meses y que no tiene que ver con el escándalo que rodea a Spacey. Sin embargo, en una declaración conjunta con la productora de ficción Media Rights Capital, los portavoces de Netflix han reconocido estar preocupados por el asunto.

Netflix suspende House of Cards Kevin Spacey, a la izquierda, y Anthony Rapp, derecha.

El caso es que Anthony Rapp, un actor estadounidense conocido por su participación en la serie 'Star Trek', denunció que Spacey había intentado abusar sexualmente de él en 1986. Rapp contó el domingo que todo sucedió cuando él tenía apenas 14 años y Spacey, 26. Al parecer, el popular actor había organizado una fiesta en su apartamento debido al estreno de una obra de Broadway en la que ambos participaban. Anthony era el único adolescente de la velada, así que decidió irse a la habitación de Spacey para jugar a un videojuego. Asegura que, más tarde, Spacey apareció borracho en la habitación, le cogió en brazos y le llevó a la cama para intentar tener relaciones sexuales. Ante esto, Rapp, confuso, pudo deshacerse de él y se fue a casa.

Spacey ha respondido a la historia de Rapp con un comunicado de dos párrafos que ha colgado en su perfil de Twitter. En él, ha dicho que no recuerda el asunto, pero que si fue así le debe a Rapp "la más sincera disculpa" por ese inapropiado "comportamiento de borracho". En el segundo párrafo, Spacey ha dejado caer que era hora de hablar de su vida privada debido a los rumores que le han rodeado toda la vida. Afirma que, a pesar de haber tenido relaciones sexuales y románticas con hombres y mujeres, ahora ha "decidido vivir como un hombre gay".

Esta oportuna confesión del actor de American Beauty ha sido vista como un intento de tapar y quitarle importancia a la acusación de Rapp. Una historia que se añade al abanico de testimonios de abuso sexual que se han denunciado recientemente en Hollywood (y también en nuestro país) y que han conseguido apartar de la industria a depredadores sexuales como el importante productor Harvey Weinstein. En definitiva, una historia más que contribuye a aumentar ese lado oscuro y repleto de abusos (de toda índole) de la gran industria del cine en Estados Unidos.