Exclusión Internacional En La Meca: Alerta Ébola

El ébola sigue dando de que hablar, y mucho. Pero la nueva medida que propone el Gobierno de Arabia Saudí se muestra bastante tajante con todo lo que atañe a este virus. La Meca prohíbe la peregrinación de los fieles procedentes de los países más afectados por el ébola, es decir, que veta la entrada de los peregrinos que provengan de Guinea, Sierra Leona y Liberia.

Esta misma semana tiene lugar en la Meca una de las mayores congregaciones de personas de todo el planeta. El islam pide que, al menos una vez en la vida, se peregrine a este punto para cumplir con los votos religiosos. Si de por sí controlar a 2,5 millones de personas se presenta en una odisea, el hecho de que pueda haber un solo infectado que contagie a todos los demás se convertiría en un caos mundial. Arabia Saudí asegura haber tomado todas las medidas pertinentes y, al margen de controles adicionales, el país ha decidido curarse en salud (nunca mejor dicho) vetando directamente la entrada a los fieles de las zonas más afectadas.

El porcentaje de musulmanes procedentes de estos tres países y que había obtenido los visados y documentos necesarios para poder entrar en Arabia Saudí en estos días es muy pequeño, tan solo el 0,5%, pero se ha preferido excluir a un gran número de personas con el fin de evitar un mal mayor.

La Organización Mundial de la Salud ha visto con buenos ojos esta medida adoptada por el gobierno saudí que, de lo contrario, podría llegar a suponer un contagio mundial hasta niveles incontrolables. En cualquier caso, los controles serán más exhaustivos, ya que los pasajeros deberán indicar dónde han estado en las 3 últimas semanas, se realizarán diversas pruebas para analizar posibles casos y se desplegará un dispositivo sanitario especial con más de 22.000 médicos.

Lo que llama la atención es que, mientras Sierra Leona, Guinea y Liberia se han quedado totalmente excluidos de la Hajj o la peregrinación, Nigeria, que también tiene diversos casos de ébola confirmados, tendrá un régimen especial de aislamiento, pero podrá asistir al evento que se celebrará en la Meca. O al menos esa es la idea inicial, que podría variar si hubiese el más mínimo indicio de sospecha, algo que todavía no ha ocurrido en los 125.000 peregrinos que han llegado a Arabia Saudí.

Crédito de la imagen: dw.de