Los 'emprendedores' adolescentes que se forran timándote por Instagram

Josef Brocki es uno de los jóvenes que vende humo a través de cursos online dedicados a exprimir económicamente a la generación Z con promesas de enriquecerse

De la noche a la mañana, apareció un perfil en Instagram con más de 10k seguidores. Las fotos, sin embargo, no llegaban a una media de 10-20 likes. Era Cisnem, una tienda que vendía ropa y zapatos a unos precios competitivos (por ejemplo, unas sandalias a 30 euros). Nada apuntaba a que fuera un timo más allá de que, obviamente, habían comprado los seguidores (si no, ¿por qué tan poca interacción?). También surgieron en Facebook, donde subían anuncios y consiguieron bastantes seguidores, aunque con poca interacción, de nuevo, porque eran comprados.

El propietario de la tienda es Josef Brocki, un español-alemán de 19 años que, además de “empresario” (como él se define) es youtuber. Quizá sus vídeos te suenan: en ellos explica su vidorra de lujos que se puede permitir gracias a su éxito como “emprendedor y empresario de éxito”. Por ejemplo, el vídeo en el que enseña su coche de "más de 70.000 euros", un Porsche 718 Boxster. O el house tour de su “mansión”, un alquiler por el que paga más de 2.000 euros al mes.

Según asegura, todo eso lo ha logrado gracias al e-commerce, el negocio online, al dropshipping, las tiendas de envíos online, y los cursillos, de nuevo, online. En sus vídeos hacía publicidad de todas estas herramientas, asegurando que tú, como él, podías hacerte rico y exitoso si seguías sus pasos, linkando decenas de sus vídeos en los que te introducía en el mundillo y a esos cursos que ofrecía para aprender de este supuesto maestro. Este negocio ya no era solo una tienda online con seguidores comprados. Ahora olía a estafa piramidal. Y, por eso, la periodista Analía Plaza de eldiario.es decidió investigar más.

Quedó con él en Madrid, y llegó a la conclusión de que es un “empresario atípico”. “No sabe cómo se llama su empresa ("eso lo lleva mi equipo jurídico y legal, yo me dedico al área de marketing"), no sabe cuántos socios tiene ("uno o dos por proyecto, pero no son socios accionistas"), no quiere decir cómo se llaman sus tiendas ("por temas de privacidad, no quiero que se sepa") y tampoco sabe cuánto factura cada uno de sus negocios, que son principalmente la formación y el comercio electrónico”, recuerda en un artículo.

Plaza encontró rápidamente las primeras víctimas de sus timos. Una clienta compró unas zapatillas en tienda de Instagram y, sí, las recibió. Pero encontró que su pedido no era de una tienda online con fabricación en España, como Brocki aseguraba, sino que eran de Aliexpress. “Este es mi pedido. Y esto es Aliexpress. Mismo nombre, misma foto”, pero distinto precio: en Cisnem, a 30 euros, en Aliexpress, a diez. Negocio redondo para el “empresario”.

No es el único timo online de Brocki. Sus vídeos, donde enseña a otros jóvenes a hacerse ricos, también son una estafa. “En Shopify Masters vende cursos y consultoría por hasta 870 euros la hora. No es el único español que se ha erigido como gurú de este tipo de comercio, que embauca y termina arruinando a jóvenes bajo la promesa de que así podrán ganar mucho dinero en internet”, asegura Plaza.

“Vi que el curso era demasiado básico, explicaba una serie de cosas que, si bien son ciertas, son para personas que no saben nada en absoluto, no solo de dropshipping, sino de la vida. Son contenidos que están gratis por internet, me sentí estafado y triste por pedirles esos 1.000 euros de mis padres”, explica Aitor a El Confidencial. Él es un veinteañero que se apuntó a un curso de uno de estos emprendedores porque, como en buena estafa piramidal, un exalumno le prometió que el precio de la matrícula era una inversión y que lo recuperaría rápidamente (cosa que, obviamente, no sucedió).

Este tipo de negocio es muy común, y va dirigido a vender humo a la generación Z y forrarse a costa de su ruina, aunque todo lo que tienen sea de sus padres. Por ejemplo, El Confidencial destaca otros nombres que hacen también dropshipping y cursos como Brocki: Bruno Sanders (de 21 años, que en sus vídeos de YouTube asegura que cobra 10.000 euros, “y tú también podrías”) o Rafel Mayol (que vende cursos por Instagram de 600 y 1.000 euros). Quizá estos nombres no te suenen, pero se mueven por redes con vídeos que superan las 100.000 visitas y que, fácilmente, podrían llegar a oídos de tus hermanos, primos o amigos, por lo que, si alguien quiere hacer uno de sus cursos, alértalos.  

CN