Todo Sobre La Demanda De Paternidad Admitida A Trámite A Juan Carlos I

El rey emérito, Don Juan Carlos I, está en problemas. Y es que muchos han sido los rumores sobre su vida sentimental, pero ahora ha sido admitida a trámite una demanda de paternidad realizada por una mujer belga. Pero, ¿qué significa que esté admitida a trámite? Los jueces admiten a trámite demandas, como es natural, cuando ven indicios de veracidad, por lo que a partir de aquí empieza un proceso en el que las partes deberán llegar a un acuerdo.

Desde la Sala Primera han entendido que concurren los requisitos legales para admitir a trámite la demanda de paternidad presentada por la ciudadana belga tras una reunión de cuatro horas en la que han decidido seguir adelante con el proceso. Al parecer, se podría haber presentado algún principio de prueba que haya hecho que esta demanda siga adelante.

Y, ¿ahora qué? Pues a partir de ahora, desde el Supremo emplazarán a Don Juan Carlos I a que conteste a la demanda de paternidad a partir de los 20 días desde la notificación del auto de admisión. Pero la demanda viene con la petición de las pruebas de ADN, la clave irrefutable que podría cambiar la línea sucesoria.

¿Se puede evitar esta incómoda situación? En el caso de que se alcance un acuerdo entre la chica belga y Don Juan Carlos I, se ahorraría la celebración de la vista. Eso sí, en esta supuesta vista, el antiguo monarca podría estar representado por su defensa, salvo que la otra parte solicite su interrogatorio y este sea admitido.

En el caso de que Don Juan Carlos I se niegue, será un acto más a valorar por el juez, junto al resto de pruebas, tal y como determina la doctrina jurisprudencial. De llevarse a cabo dicha vista, se celebraría antes de verano, por lo que el desenlace está más cerca de lo que se pudiera pensar.

No se sabe qué pasaría en el caso de que la prueba diera positivo y se reconociera a esta ciudadana como hija de Don Juan Carlos I, pero es probable que la línea sucesoria acabara alterándose. Eso sí, se descartan cambios más drásticos en la corona española, más allá del nuevo empañamiento que sufriría la monarquía de nuestro país. Habrá que esperar para ver cómo se suceden los hechos.