La mejor ciudad del mundo para empezar de cero

Seguro que muchos os habéis planteado lanzaros a la aventura de iniciar un start-up en otro país, ya sea porque os apetece largaros o porque pensáis que vuestro producto podría funcionar muy bien allí.

Pues bien, Bowei Gai de World start-up Wiki recientemente llevó a cabo su propia aventura trotamundos, viajando por el mundo durante nueve meses, con el objetivo de documentar la cultura de start-up global. Habiendo recorrido  un total de 29 países y 36 ciudades, nos dimos  cuenta que Bowei sería una gran ayuda cuando se trata de decidir qué ciudad es el la más adecuada para tu propio start-up.

Después de haber visitado 36 ciudades en todo el mundo el año pasado, Katmandú (Nepal) fue sin duda el lugar más sorprendente porque encontró un próspero centro de start-up. Es sorprendente porque esta ciudad sólo proporciona 12 a 16 horas de electricidad por día, y el Internet es prohibitivamente caro (~ $ 100/1Mbps). No obstante, los habitantes de Nepal han vencido todas estas cuestiones y se las arreglaron para construir grandes empresas.

Después de visitar 29 países y 36 ciudades de todo el mundo, había algunos lugares que Bowei consideró asentarse. Sao Paolo por su influencia clave sobre el mercado de América Latina. Bangkok debido a su potencial y la amabilidad hacia los extranjeros. Berlín porque es central para Europa y sus costos bajísimos.

En Europa occidental, Berlín es de lejos el centro de start-ups más rentable en la región. En Europa del Este, la mayoría de los países son bastante rentables, siempre y cuando  no estés en Moscú.

En América del Sur, Argentina es, con mucho, el lugar más barato para vivir (piensa $ 5 por un gran filete y vino barato). Buenos Aires es también una gran ciudad para contratar ingenieros increíblemente talentosos, siempre y cuando no te importae tratar con cuatro aumentos de salarios en un año sólo para hacer frente a la hiperinflación.

En Asia, Bangkok tiene la mejor combinación en términos de costos y una buena infraestructura.

Si estás interesado en trabajar en el extranjero, te recomiendeamos encarecidamente que visites el país antes de tomar la decisión. Cada ciudad puede verse bien en papel, pero hay que vivir allí para saber si podrías acostumbrarte para el resto de tu vida. Suerte.