12º Aniversario Del Prestige. ¿Qué Ocurrió Realmente Con El Chapapote?

Hoy se cumplen 12 años de una de las catástrofes medioambientales más graves de la historia de Europa. Y es que, como seguramente muchos mileniales recordéis, un buque que transportaba petróleo cerca de las costas de Galicia se hundió vertiendo 63.000 toneladas de fuel en el mar. La sociedad se movilizó tras la plataforma «Nunca Máis», pero vamos a contarte lo que ocurrió para que lo entiendas mejor.

 

Prestige

El Prestige era un buque que transportaba 77.000 toneladas de combustible pesado desde San Petersburgo hasta Gibraltar. Tenía 26 años de antigüedad y le quedaban apenas un par de ellos para retirarse de la circulación. La normativa europea le obligaba a llevar doble casco protector a la hora de circular por aguas europeas, algo que no hacía, pero es que también se había saltado todos los controles desde 1999.


La catástrofe

El día 13 de noviembre de ese año, el Prestige sufrió una vía de agua y comenzó a perder combustible. Esto se debió a un fuerte temporal junto a la Costa da Morte. Al Gobierno no se le ocurrió nada mejor que dar la orden para que el buque se adentrara en el mar todo lo posible para alejar el vertido. Tras un rumbo errático, acabó partiéndose por la mitad a 250km de la costa gallega y hundiéndose a 3.600 metros de profundidad. La corriente acabó esparciendo el petróleo vertido hasta llegar a tierra firme.


Consecuencias

63.000 toneladas de combustible inundaron las costas gallegas, y como consecuencia se prohibió la pesca en un litoral de 1.000 km y los peritos estimaron unas pérdidas económicas de 3.862,42 millones de euros por el impacto ambiental y económico. A raíz de ello, surgieron diversos movimientos, como el de «Nunca Mais», y miles de ciudadanos venidos de todas partes acudieron a limpiar el chapapote.


Responsables

Estos fueron los protagonistas, seguro que te suenan algunos nombres.

  • José María Aznar era el presiente del Gobierno en aquel momento, pero prefirió desentenderse y delegar responsabilidades en su vicepresidente, Rajoy.
  • Inicialmente, Mariano Rajoy afirmó que el Prestige perdía solo «unos pequeños hilitos» de combustible y le restó la importancia que tenía, pero cuando se hundió tuvo que reconocer que esos hilitos eran de 125 toneladas diarias.
  • Álvarez Cascos era el Ministro de Fomento. Sus palabras textuales para alejar el buque de la costa fueron «enviarlo al quinto pino». Una profesionalidad sin precedentes para quitarse el marrón de encima.
  • Jaume Matas, Ministro de Medio Ambiente, afirmaba que la situación era sostenible. De hecho, tras el accidente prefirió hacerse fotos felices con otros Ministros en el parque Nacional de Doñana, en la otra punta del país.
  • Apostolos Manguras era el capitán del Prestige al que acusaron de provocar el desastre ecológico y dificultar las tareas de rescate. Tras 2 meses en prisión salió pagando una fianza millonaria, aunque la Fiscalía pidió 12 años de cárcel.
  • Ireneo Maloto era el primer oficial del buque, y actualmente está en paradero desconocido.

Créditos de las imágenes: blogspot.com y eleconomista.es