Cómo llegar al orgasmo sin usar las manos

El coregasm promete orgasmos sin tocarse. Aunque pueda parecer una utopía solamente requiere unos ejercicios para entrenar tu suelo pélvico

Es posible llegar al orgasmo sin tocarme e, incluso, sin estar erecto”, explica Lance Navarro, un lifestyle guru —como se define él—, que ha probado el coregasm, la técnica de alcanzar el éxtasis orgásmico a través de ejercicios pélvicos y abdominales.

Esta técnica no es muy conocida. Se hizo popular en 2006 cuando la revista Men’s Health entrevistó a una estrella del porno que aseguraba tener orgasmos sin estimulación genital cuando estaba entrenándose. La sexóloga Debby Herbenick, colaboradora habitual de la revista, se puso a investigar y descubrió que un 10% de hombres y mujeres habían experimentado la misma sensación.

Lo loco es que los coregasms no involucran ningún pensamiento sexual o fricción en sus genitales. A menudo surgen solamente resultan de trabajar los músculos abdominales. Aún no hemos descubierto por qué. Algunas teorías creen que durante el ejercicio se estimulan partes internas del cuerpo, como las vías nerviosas, que están asociadas con el orgasmo”, dice Herbenick a la revista.

Un tipo de orgasmo diferente

Los hombres que lo han vivido lo definen como “un clímax más intenso que cuando te haces una paja, pero más suave que cuando tienes relaciones con tu pareja”. Las mujeres, aunque aseguran que el orgasmo es similar a cuando se tocan, dijeron que aprender a provocarse coregasms mejoraba sus relaciones de pareja porque sabían cómo moverse para facilitar llegar al orgasmo durante la penetración.

Herbenick en 2012 sacó las conclusiones de su trabajo y preparó, en un libro, unas rutinas de ejercicio para lograr un coregasm. Para hacerla, se basó en los ejercicios que hacía ese 10% que lo había vivido de forma involuntaria: pull ups, pesas, escalar cuerdas y correr.

Ejercicios para llegar al ‘coregasm’

Los mejores ejercicios son los que fortalecen el suelo pélvico, el encargado que hacerte llegar al nirvana. Si hace mucho que no practicas deportes, primero deberías entrenar la zona con abdominales y sentadillas. La técnica de Navarro consiste en “respiración consciente, moción pélvica y mindfulness”. Herbenick coincide, tienes que entrenar tus músculos pélvicos, la meditación consciente y, en el caso de las mujeres, es recomendable usar bolas chinas. Pasando a ejercicios más específicos, recomienda varios.

1. Ejercicio aeróbico

Ejercicios de media o baja intensidad y de larga duración. Es decir, correr, spinning, bici. Todo aquello que entra dentro del cardio, esos que te permiten hacer ejercicio durante mucho tiempo.

2. Ejercicios en barra

Requiere mucha fuerza en los brazos. Ponte sobre una barra, con la espalda recta. Los pies, al principio tocando el suelo. Luego, haciendo fuerza de brazos, sube las piernas hasta que estén en paralelo al suelo. Mantén durante segundos y baja las piernas poco a poco.

3. Abdominales

Estírate en el suelo boca arriba. Con las rodillas dobladas y los pies en el suelo, ve levantando el abdomen. A la vez, pon una de las piernas recta, en paralelo al muslo de la otra. Sostén durante unos segundos y descansa. Repite.

4. Contracciones vaginales o de glúteos

Finalmente, todos los anteriores ejercicios se pueden combinar con contracciones vaginales y de glúteos para estimular las zonas erógenas y facilitar este orgasmo sin manos. Al principio puede parecer difícil, pero con práctica es posible llegar al nirvana solamente haciendo ejercicio.