Hemos Roto Y Vuelto Tantas Veces Que Ya No Sé Si Puedo O No Vivir Sin Ti

Una de las situaciones más incómodas de la existencia humana, junto con pillar a tus padres follando, es cuando la gente te pregunta por tu pareja cuando ya no estáis juntos. Yo ese arte lo tengo dominado: somos los Ross y Rachel de nuestro barrio, vamos y venimos mientras nos intentamos aclarar sobre si estamos mejor juntos o separados. A veces han sido pausas de una semana, otras de un mes… otras de algo más. Asímismo, ahora, desde la distancia, veo que algunas tenían mucho menos sentido que otras. Eso sí, siempre tomamos las decisiones muy convencidos (tanto para cortar como para volver).

Ojo, que no te creas que no hemos intentado poner distancia: hemos puesto tierra de por medio, bloqueos en Facebook, teléfonos borrados de la memoria SIM (que no de la real), intentos de clavos que sacan otros clavos…

Mucha gente no lo entiende: que si las relaciones tienen que ser fáciles, que si no ves que esto no funciona, que si te mereces algo mejor… ¿Algún cliché más? Gracias.

¿Acaso somos dependientes el uno del otro? Lo más fácil sería pensar que ninguno de los dos quiere estar solo, por eso, a la que vemos no que no rehacemos nuestras vidas rápidamente, volvemos a nuestra zona de confort. Opción A: Mejor churri conocido que loc@ por conocer. Para qué voy a pelearme con otra persona (y arriesgarme a que me manden a paseo) si ya sé cómo funciona este juego.

Opción B: ¿Es nuestra vida una peli triste de Ryan Gosling donde, después de un montón de baches, llegamos a la verdad absoluta, que es que estamos muy enamorados?, ¿Acaso lo estamos más que esas parejas que cortan definitivamente, aunque aún se quieran? Como todo en la vida, lo podemos ver más claro ejemplificándolo con una trama de Sexo en Nueva York: ¿quién era más feliz, Carrie con su relación de ida y vuelta con Mr. Big o Miranda, que cortaba por lo sano a la primera de cambio? La respuesta, en una posible tercera secuela.

Más opciones: nos podemos poder técnicos y concluir que lo que nos faltan son herramientas para afrontar las situaciones. Que cuando tenemos un problema, como no sabemos cómo solucionarlo, lo único que se nos ocurre es romper la relación. Todo muy bien y muy correcto, pero de esas herramientas deben de repartir pocas porque, si todos conocemos el secreto de ese milagro que hace durar las relaciones, no me explico el ratio de divorcios por persona de este año.

Es más, os voy a decir que, en realidad, no tengo muchas respuestas para daros si estáis dentro de una relación de ida y vuelta. Puede que por estar juntos (sea cual sea el motivo de vuestra cabezonería), ambos estéis dejando de conocer a alguien que os cambie la vida. Es más, puede que esa persona seas tú mismo, que no acabas de brillar por culpa de esta enigmática situación. Puede que con el tiempo aprendas más sobre ti, y tu pareja de sí misma, y las cosas que ahora os suponen un problemón acaben con una conversación de 10 minutos.Resultado de imagen de ross rachel fighting gif

Así que, esta Navidad mi familia seguirá sin saber si ha de comprar un regalo más o no. Yo seguiré sin saber cómo cogerme las vacaciones, porque igual no sirve de nada sincronizarlas con mi pareja. Mis colegas seguirán sin preguntar demasiado si un día aparecemos juntos y otro no. Y aún así, pienso que mi relación es igual de estable que la de los demás, porque una cosa sí la tengo clara: todo se puede ir a la mierda en un segundo, y eso sirve para mí y para todo el resto del universo.