Que se preparen los penes: así serán los condones del futuro

Culpables de la pérdida de sensibilidad. Motivo de pérdidas de erección. Los preservativos son, en muchas ocasiones, tan incómodos como imprescindibles, y su desarrollo no ha evolucionado demasiado desde que su versión de látex se impuso allá por los años 20. Por eso, son muchos los grupos médicos que se afanan por estudiar nuevas versiones más imperceptibles, fáciles de colocar y seguras, tratando de lograr que los condones no sean molestos pero mantengan intactas sus funciones preventivas. Y la investigación, ahora sí, parece estar dando pasos de gigante. Así van a ser los preservativos del mañana.


De polietileno

Es transparente, inodoro e hipoalergénico, mucho más fino y resistente que el látex. Científicos del centro Essential Access Health de California lo desarrollan hoy, con la financiación de la Fundación Bill y Melinda Gates.


Con grafeno

Un material de carbono puro que multiplica exponencialmente su resistencia, 200 veces mayor que el acero, sin renunciar a la flexibilidad y a la elasticidad. Además, es un mejor conductor del calor, por lo que promete multiplicar las sensaciones durante la penetración. Por el momento, sigue en fase de estudio en la compañía HLL Lifecare, que también ganó un concurso de ideas propuesto por la Fundación Gates.


Con celulosa

La idea se investiga en la Universidad de Queensland, en Australia, donde analizan las propiedades de unas hierbas autóctonas de Oceanía. Con ellas, podrían producir unos preservativos increíblemente finos y sensibles, además de biodegradables.


Ultra rápidos de colocar

Se llaman Rapidom, y son idea de Willem van Rensburg. Promete que pueden ser colocados con un único movimiento de manos, un ligero toque vertical que hace que se deslice con facilidad en pocos segundos.

En Spray

La estudiante del Instituto de Arte Munson Williams Proctor, Michele Chu, aprovechó los avances sobre la aplicación de látex en spray del profesor alemán, Vinzenz Krause, para lanzar el GirlPlay. Considerado como el primer condón en spray del mercado, básicamente consiste en un aerosol que pulveriza una fina capa de látex sobre el pene que permitiría una sensación más real a la vez que prevendría las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y los embarazos no deseados. El problema es que el tiempo de secado del látex, unos tres minutos, podría cortarte la nota.


Indetectables

La versión más ambiciosa. En la Universidad de Northwestern, en Chicago, estudian fabricar un polímero que permita prescindir de cualquier tipo de capucha que deba ser colocada antes y eliminada después del coito. Con ello, pretenden generar la sensación de no llevar absolutamente nada colocado en el pene. Las investigaciones prosperan y muchas están ya en su fase final así que, con toda probabilidad, algunos de estos ingenios modernos estarán en el mercado dentro de menos tiempo del que pueda parecer.