Esta pareja está formada por un hombre, una mujer y 53 perros

¿Es raro asistir a una cita con tus perros? ¿Qué pasa si a la persona con la que has quedado no le gustan? La historia de Liz y Matthew hará que nada te parezca extraño

Liz Raines trabajaba como reportera haciendo temas que, por lo general, le aburrían bastante. Un día, de manera aleatoria, le encomendaron cubrir la llamada Iditarod, una famosa carrera de trineos llevados por perros. Este tema por fin le motivaba, no solo tenía que viajar sino que siempre se quejaba de que no podía hacer cosas divertidas. Por su parte, Matthew Failor, un famoso corredor de trineos estaba en la carrera y antes de comenzar dio un discurso. En aquel instante fue cuando las miradas de ambos se cruzaron. Liz no estaba sola, iba acompañada de otro periodista que tenía más experiencia. Cuando llegó la oportunidad de entrevistar a Matthew tanto él como ella sintieron la chispa del amor.

Esta imagen podría haber sido como la de las películas pero Liz Raines estaba trabajando. La entrevista fue interrumpida y tuvieron que posponerla. Días más tarde ella ya estaba sola cuando tuvo la oportunidad de acercarse a Matthew y grabar una entrevista. Esta nunca se publicó. Él cuenta que estuvo durante toda la carrera pensando en ella y que cuando terminó no volvió a verla. En aquel entonces supo que tenía que mostrar su interés de alguna manera, así que la buscó en Facebook y empezaron a escribirse. Fue entonces cuando él le pidió tomar un café. Vamos, tener una cita. Ella, algunos años después, confesó que estaba esperando que aquel contacto se diera.

Matthew Failor quería mostrarse al cien por cien tal y como era. En un lugar como Alaska no hay muchas oportunidades de triunfar en el amor o de encontrar a alguien con quien realmente es posible conectar. Fue por esto por lo cual decidió presentarse a la cita con tres de sus mejores amigos: tres perros. Ella se sorprendió al verlo, no era una apasionada de los perros pero sí le gustaban. Podríamos decir que su interés por estos animales era de nivel medio. Aquella cita determinó sus vidas para siempre. Decidieron seguir conociéndose pero ya estaban completamente enamorados. 

Faltaba un último gran paso: Matthew Failor tenía que mostrarle a ella cuál era su realidad. Para ello, después de un tiempo, llevó a Liz hasta su casa, un poco más alejada, en mitad de la naturaleza para mostrarle que, si quería estar con él también tendría que querer estar con sus 53 perros. Nada más y nada menos. Muchos de ellos eran compañeros de equipo para las carreras de trineos, otros tantos lo habían sido y ya estaban ‘jubilados’ y había muchos otros que eran muy jóvenes y estaban creciendo. En enero de 2020, durante la última carrera y acompañado por sus perros Matthew Failor le pidió matrimonio.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

While Matthew Failor finished 2nd in the K300 this year, he finished first in the story of love, pulling out a ring soon after crossing the finish line and getting engaged to Liz Raines, whom he met at the Iditarod in 2018. The Kuskokwim 300 is the most competitive mid distance race with a purse of $160,000 and even the last place finisher reportedly received $8,000 in last years race. And I loved seeing him in the back of his truck with his dogs at the end of the race, he had a look of deep satisfaction. #sleddog #sleddogs #dogsledding #dogsled #alaska #alaskan #thealaskalife #ilovealaska #alaskanlife #culture #documentary #photojournalism #love #matthewfailor

Una publicación compartida de nomadruss (@nomadruss) el

La historia es una de las más sonadas porque fue una de las últimas bodas famosas que se celebraron antes del confinamiento por coronavirus. Pero este no fue el único motivo ya que además de los 85 asistentes, allí estaban los 53 perros, cada uno con un espacio para ellos, con sus collares en forma de pajarita, llevando los anillos o simplemente observando cómo se llevaba a cabo el lazo. El clásico momento del just married no fue en un elegante coche, fue en un trineo llevado por sus perros.

CN