A estas madres les dio tanto asco el porno de sus hijos que decidieron rodar su propia película

El filme incluye imágenes sexuales explícitas pero sin dominación masculina o violencia sobre la mujer

Cuando Sarah Louis descubrió el tipo de porno que consumía su hijo, vomitó. Otra mujer se quedó tan pasmada que tuvo que dejar de ver la película y empezar a llorar. Que el porno tradicional es tóxico, falocéntrico y, en ocasiones, violento, ya lo sabemos. Que el consumo de este tipo de películas es cada vez más frecuente entre los más jóvenes, también. Hemos leído que los médicos empezaron hace años a relacionarlo con casos de disfunción eréctil a edades cada vez más tempranas. Incluso puede que algún amigo nos haya comentado con extrañeza que ha empezado a tener más gatillazos de lo normal y todavía no ha cumplido 25 años.

Por ahora ha habido pocas iniciativas que intenten dar la vuelta a este problema tan extendido, pero hace dos días, un grupo de cuatro madres británicas ha decidido tomar la iniciativa y producir la peli porno que les hubiera gustado enseñar a sus hijos. La película forma parte del programa Mums make porn, de Channel 4, que trata de abordar las típicas conversaciones sobre sexo de la adolescencia de una manera directa, natural y sana para que los chicos encuentren una alternativa al "porno hardcore" al que están acostumbrados los más jóvenes, que encuentran lo que sea en Internet.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

a little behind the scenes action with @gilliana 🍆🎬

Una publicación compartida de Sex Education (@sexeducation) el

Obviamente, las mujeres no aparecen en la película, sino que han ayudado a producir, guionizar y diseñar un producto respetuoso para los adolescentes. El proceso de selección fue largo y el resultado ha sido un equipo de madres muy distintas entre ellas, con visiones diferentes sobre el sexo y el porno para ganar perspectiva y cada una con sus conocimientos particulares transferibles a la industria del porno (una escritora, una agente, una estilista, una maquilladora y una fotógrafa). Una de ellas abandonó el proyecto porque al principio había incluso una mujer religiosa, que terminó abandonando el equipo porque sentía que estaba rompiendo sus propios límites.

Educación sexual

"Estábamos mirando las estadísticas sobre el impacto del porno en la educación sexual de los adolescentes, investigamos mucho sobre el porno mainstream y descubrimos que la mayoría incluye violencia", dijo en una entrevista al mismo Channel 4 Emma Morgan, productora ejecutiva del programa. "Queríamos hablar de sexo y de porno pero de forma abierta para poder conectar con todo el mundo".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

practical sessions come at no extra cost, but clients may be asked to supply their own fruit 🍌

Una publicación compartida de Sex Education (@sexeducation) el

La idea podría parecer fantástica. Queda por ver si los adolescentes tendrán ganas de que sean sus madres quienes les expliquen cómo va eso del sexo. Claramente, nadie velará más por su felicidad que las madres, pero el riesgo de que les parezca un peñazo y una lección más, está ahí. Otra de las iniciativas que nos ha encantado últimamente es la serie de Netflix Sex Education que trata de romper tabús sobre la sexualidad en la adolescencia, explicando el amplio abanico de posibilidades sexuales que existen, tanto desde el punto de vista de las preferencias sexuales como de los fetiches o fantasías.

Ojalá las formas alternativas de porno sigan proliferando para que desde la adolescencia vayamos aprendiendo que hay muchas formas de tener sexo y mucho más respetuosas y placenteras para todxs.