Cómo entrenar a tu cerebro para desenamorarte

A veces el destino nos juega malas pasadas, y resulta que nos enamoramos de la persona ideal, pero en el momento menos oportuno. ¿Será que parte de la intensidad de sensaciones viene justamente por el hecho de que sea un amor prohibido, difícil o imposible? En todo caso, a veces ni siquiera esa pasión es suficiente para resistir a los obstáculos. Puede ser porque vive a miles de kilómetros de distancia, porque se casó antes de enamorarse de ti, o porque es un momento crucial de su carrera.

En estas situaciones hace falta tomar una decisión, por duro que sea, y aunque hay veces en que nos lanzamos al amor sin límites al puro estilo Romeo y Julieta, en algunos casos lo que decidimos es sacrificar el amor. ¿Pero cómo hacerlo? ¿Cómo desenamorarte si todos tus huesos, músculos y flujos internos te empujan indefectiblemente a llamarle, tocarle, besarle... y estar a su lado?


También te puede interesar: ¿Por Qué Tenemos Que Alejarnos De Las Personas A Las Que Hemos Querido?

Por suerte, tenemos esa capacidad, la de desenamorarnos, aunque sea algo difícil y que requiera de trabajo. Esa libertad es la que también hace posible que hagamos dieta aunque tengamos ganas de morder un trozo de tarta, o que sigamos trabajando duro aunque el calor nos pida a gritos tirarnos a echar la siesta. No tiene sentido hacerlo por miedo a lo que piensen los demás o por conformismo, pero sí vale la pena si es por nosotros mismos.

Algunos recurren al alcohol para olvidar, y otros piensan que para desenamorarte lo mejor es ponerse una buena coraza contra cualquier emoción, pero hay maneras más saludables de pasar página, y así abrir un nuevo capítulo donde quepan nuevos amores. No solo hay amores de pareja, sino también el que sentimos por los amigos, por un cantante que nos gusta, por nuestra tierra natal, por un equipo de fútbol, por los sobrinos...

El amor, por suerte, aparece en nuestra vida de muchas formas, así que cuando no estemos preparados para una relación de pareja, podremos experimentar muchas de sus otras facetas, incluso, ¿por qué no?, siendo amigos de esa persona que estamos dejando. Ya que no tenemos por qué alejarnos de las personas a las que hemos querido.


También te puede interesar: ¿Por Qué Tenemos Que Alejarnos De Las Personas A Las Que Hemos Querido?

Céntrate en algún nuevo proyecto

Por mucho que te esfuerces en no pensar en esa persona, al principio verás su cara en todas partes, y todo te recordará a ella. Por eso necesitarás enfocarte en algo que distraiga tu atención. Recupera ese hobbie que llevas tiempo sin practicar, o centra tus energías en una causa humanitaria, un proyecto profesional, el cuidado de tu forma física o el tiempo libre con tus amigos. En realidad, cuantos más planes hagas, mejor, porque así no te obsesionarás con nada, y eso te ayudará a recuperarte del desamor.


Refuerza tu autoestima

Cuanto más te quieras, menos te dolerá lo demás. No significa que te encierres en ti y seas egoísta, sino que estés bien contigo mismo, que sepas disfrutar de la soledad, que encuentres aficiones y actividades que te llenen, y que cuando estés con otras personas te des permiso para ser tú, para expresarte y para dejarte querer.


Lamentaciones las justas

Dice el Dalai Lama que "el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional", y es que una cosa es que te duela dejar ir el amor, y otra muy distinta es que te quedes escuchando canciones que te recuerden a esa persona, y no pares de estar triste por lo que pierdes. Porque si alimentas esos recuerdos, te costará más seguir adelante, y además no verás las nuevas oportunidades que la vida te ponga delante.

Crédito de la Imagen: Marat Safin