La Vida Consiste En Una Serie De Pequeñas Decisiones, Decide Bien

Todas las cosas que nos ocurren en la vida son resultado de alguna decisión. A veces son decisiones pequeñas, que podemos tomar sin apenas darnos cuenta: ¿voy por la derecha o por la izquierda?, ¿cruzo la calle o sigo andando por la acera?, ¿entramos en este bar o mejor vamos a otro? Otras veces pueden ser decisiones mucho más trascendentales: ¿acepto su propuesta de matrimonio o es demasiado pronto?, ¿me arriesgo y me dejo llevar con ese chico que me gusta?, ¿debería hacerme donante de órganos?

Decidimos qué queremos aprender, a qué nos queremos dedicar, en qué queremos invertir nuestro tiempo y con quién deseamos compartirlo. Decidimos qué deporte practicar y cuándo, decidimos qué queremos comer o beber, elegimos qué libros queremos leer, qué películas queremos ver y qué música queremos escuchar, y también decidimos qué queremos hacer con lo que hemos leído, visto o escuchado. Y al elegir, nos hacemos responsables de las consecuencias positivas y negativas que nuestras elecciones nos puedan traer.

Nosotros decidimos, y lo hacemos libremente, por lo que debemos asumir los riesgos, costes y consecuencias de dichas elecciones. Y nosotros las aceptamos, pero seguramente cada uno de nosotros no ha podido evitar pensar alguna vez qué habría pasado en nuestra vida, o cómo sería si nuestra decisión hubiera sido diferente. Si en vez de tomar el camino de la derecha hubiéramos cogido el de la izquierda, o si nos hubiéramos dado la vuelta y salido corriendo sin elegir ninguno de los dos.

Porque echando la vista atrás, ¿cómo sería tu vida ahora, a tus veintitantos años, si en un momento dado no hubieras tomado la decisión de irte a estudiar a otra ciudad o a otro país; si en vez de irte a un importante núcleo cultural hubieras decidido quedarte en tu pequeña ciudad de provincias? Quizás ahora, en vez de ser una persona independiente que no necesita ni depende de nadie, con estudios, un trabajo, amigos de todas partes del mundo y libre para hacer lo que quiera, serías una persona que siguió saliendo con la misma pareja con la que había estado toda su vida, y estarías a punto de casarte o tener un hijo. O puede que no.

Y es que aunque muchas veces no sepamos cómo una decisión puede cambiar el curso de nuestra vida, nos guste o no, esta está condicionada por cada elección que hacemos. Porque como decía Joseph O'Connor: "La vida consiste en una serie de pequeñas decisiones".

Así que, si la vida es el recuerdo de nuestras decisiones, entonces no podemos cambiar lo que somos, pero sí que podemos elegir lo que seremos. Elige bien.

Crédito de la imagen: musicfondue.wordpress.com