Preocúpate Solo De Lo Que Puedas Solucionar, El Tiempo Se Ocupará Del Resto

Hace poco, alguien importante me dijo: “preocúpate solo por aquello que sepas que puedes solucionar”.  Cuando estás pasando por un mal momento, racionalizar esto y ponerlo en práctica es bastante complicado, pero sí ayuda escucharlo. Así que lo repetiré para todo el que lo lea, por si pudiera servir de ayuda a alguien más: “preocúpate solo por aquello que sepas que puedes solucionar”.

Yo, quizás, de ahora en adelante sí lo haga. ¿Qué ha cambiado? Muy fácil, ha pasado tiempo. Y es que el tiempo todo lo cura y todo lo cambia. Eso es así. Es la verdad universal más cierta de la historia, la prueba empírica más demostrada, no falla. ¿Y por qué? ¿Qué tiene el tiempo que hace que todo lo que un día nos hunde después nos hace más fuertes y más sabios que el viejo diablo?

El tiempo es pura perspectiva

Es tan simple como acercarte un periódico hasta la punta de la nariz e intentar leer una noticia y, obviamente, tener que alejarte para conseguirlo.

El tiempo te permite escuchar y entender a los que tienes a tu alrededor y tienen la oportunidad de ver tu situación desde fuera objetivamente, te deja analizar las causas y consecuencias de las cosas, te da la oportunidad de conocer a otras personas nuevas en tu vida que quizás cambien tu forma de pensar, y lo que es más importante, te enfría la mente. En caliente todos transformamos la realidad convirtiendo hasta tu ex relación con 5 años de crisis en la relación más bonita que jamás creerás volver a tener. ¡Que me digan dónde se compra el tiempo que todo lo cura, que quiero dos tazas!

Cuando alguien que te quiere te dice “pasará con el tiempo” o “el tiempo todo lo cura”, tú, con incredulidad y los ojos llenos de lágrimas, le miras pensando: “si solo han pasado 5 eternos minutos”. Pero tranquilidad, el tiempo tiene algo único e inigualable. Cuando en lugar de 5 minutos, han pasado 5 días, 5 meses y más adelante 5 cortos años, recuerdas ese instante en el que tu mundo se venía abajo y piensas: “cuánta razón tenía”. ¿Hay algo que llene más? Es una maravillosa sensación de fortaleza y de superación personal porque es de esas cosas que solo puedes conseguir tú solito.

Bien. Ahora solo se me ocurre decirte que si ya sabes esto, si el motivo por el que deseas que pase rápido el tiempo tiene solución por tu parte, déjate el alma en ello, pero si no la tiene, no dejes que pase un segundo de esta vida en el que te dé pereza vivirla porque sabes que con tiempo (no en los próximos 5 minutos) estarás mejor (“preocúpate solo por aquello que sepas que puedes solucionar”).


Lo que pasa en ese tiempo depende en un 80% de ti

Esto también es así, no falla. La clave está en relativizar la importancia de las cosas. Para los que nos gusta el drama, somos viscerales y vivimos todo intensamente, se nos va un poco de las manos  y nos cuesta más, pero si lo piensas con un poco de frialdad es así. Elige ser más racional y dale a las cosas la importancia que realmente tienen; te quitarás un 80% de peso, el otro 20% seguramente es pura emoción y poco podrás hacer, pero es una proporción más que justa teniendo en cuenta que se trata de algo de lo que no debes preocuparte mucho ya que no lo puedes solucionar. 

Crédito de la imagen: theselfhelphipster.com     Música: Jahzzar     Locución: Jesús Ranchal

La música empleada en esta locución está registrada bajo una licencia Creative Commons