Por Qué Acabarás Triunfando Si No Te Arrastras Y Eres Tu Mismo

Porque hay mucha gente patética a tu alrededor y porque todo se pega, haz el favor de ser tú mismo y no arrastrar tus principios por  los genitales de nadie.

Suena un poco brusco, pero es así. Si puedes evitar ser un "paria" que caiga en el juego de los demás y se traicione a sí mismo, evítalo. Es absurdo hacer algo que no quieres hacer, el tiempo siempre vuelve a recordarte quién eres realmente.

De los errores se aprende, y por eso todos debemos pasar por esos momentos de devoción por alguien para descubrir la simpleza del ser humano. Podrás ser la persona más segura del mundo, pero sabes que un día sucumbiste al poder de la atracción y dijiste: "llévame con los ojos cerrados".

Bien, eso puede ser muy divertido, fluir es el rollo. Pero una cosa es dejarse llevar conscientemente y otra cosa es seguir la corriente de un río del que ni siquiera sabes su nombre. Muchas veces la frialdad trae los mejores consejos, pero cuesta mucho llegar a ella y darse cuenta de los errores que hemos cometido.

Nunca debemos perder la noción del tiempo, en la vida hay cosas que son el credo esencial de toda persona. No pierdas a nadie por otro, no cambies tus hábitos solo porque te lo digan, no creas que necesitas a alguien para ser mejor, simplemente cierra los ojos y encuéntrate, encuéntrale. Ahí verás qué es lo que quieres tener a tu alrededor, qué cosas merece la pena conservar y cómo quieres que sea tu futuro.

La evolución es la esencia del ser humano, está claro que todos cambiamos, vivimos en un constante aprendizaje y somos un cúmulo de experiencias apasionantes. Eso es una cosa, y ser una veleta que persigue voluntades y deseos de otros es otra (mierda).

Traza el plan que siempre has tenido dentro de ti, vuelve a sacarlo a la luz y no pierdas el norte. No tienes que dar un giro a tu vida, pero sí vigilar cada rincón y comprobar que todo lo que tienes es porque quieres tenerlo. Y no solo eso, que quieres tenerlo así de esa manera, con todas las consecuencias que eso puede tener. La primera, tu felicidad.

Crédito de la imagen: futuroefervescente.wordpress.com