6 Leyendas Sobre Tu Primer Año En La Universidad

Si hay una época que te marca en la vida, es la universitaria. Para bien, o para peor, nada es comparable a tu etapa en el campus. Tanto si has optado por una diplomatura como por una licenciatura -ahora conocida como grado- sabrás de lo que te hablo.

No cabe duda de que somos la Generación de la Universidad, no por nuestro coeficiente intelectual, sino porque los mileniales somos la primera gran masa universitaria de nuestro país. Y de ahí a la fuga de cerebros, un pasito.

Por esta manía de emborracharnos de formación hemos querido recordar los grandes hitos de “nuestros mejores años” en la facultad. Preparaos para escuchar las seis leyendas sobre el primer año en la facultad:

1. Las fiestas americanas

Sí, American Pie y Orange County han hecho mucho daño. Pero la realidad nos esperaba a la vuelta de la cantina con un estupendo vaso de kalimotxo, un pincho de tortilla y una buena banda sonora a cargo de un buen par de timbales.


2. Las residencias universitarias

Alguien dijo en alguna estúpida serie que las hermandades, las animadoras y los jugadores de rugby eran la perfección más absoluta. Solo diré que ese argumento es pura ciencia ficción. Ah, ¿y dónde están esos vasos azules y rojos de plástico que salen en sus fiestas? 


3. El club de los poetas muertos

Sigo esperando en la segunda fila de mi facultad a que entre el Sr. Keating -interpretado por el gran Robin Williams- y me diga eso de “aprovechad el momento, haced que vuestra vida sea maravillosa”. Me conformaré con los gritos del bedel.


4. Las taquillas del amor

Si has tenido taquilla, considérate afortunado. En el mejor de los casos, me gustaría saber cuántas veces has ligado mientras la abrías y el popular de turno atravesaba el pasillo. Ese juego de miradas a cámara lenta es un gran mito, pero piensa que siempre nos quedará la sala de reprografía...


5. Las revisiones de examen

De toda la vida se ha dicho que por unos décimas, ¡qué más da! Pero no, hay una gran leyenda universitaria que circula por las públicas -en las privadas no tiene gracia- que dice que si vas a revisión el profesor te aprobará. Solo diré que he visto catedráticos postergando la jubilación con tal de mantener la tensión hasta el mismo día del juicio final. Así que no te fíes ni de las de libre elección.


6. Todo lo tuyo es mío

Son la piedra angular de la vida universitaria: los apuntes. Sí, tanto si tienes el número de estornudos del profesor en tu hojas, como si te pasas la vida buceando en rincones del vago porque no has ido ni a la presentación de la asignatura, prepárate para la competición. Si necesitas apuntes, el resumen de un libro, las preguntas de un examen... ten cuidado, no es tan fácil como piensas porque en la universidad no todo lo tuyo es mío.

Créditos de la imagen: Flickr.com               Crédito de la música: Sunsearcher