Estas Son Las Razones Por La Que Los Hombres Feministas Follan Mejor

¿Cansada del sexo mecánico (ya sabes: mete, saca y años luz antes de que tú te corras, para él ya ha llegado la hora de irse a casa o a dormir)?¿Intentan seducirte presentándose como el Conejito de Duracell, pero nunca se interesan por tu placer y orgasmos?¿Tienes que negociar el uso del condón continuamente hasta el punto que cuando por fin se lo pone estás más fría que un Calippo de lima limón?¿Su único tema de conversación se reduce a fútbol, motos, qué buena estás, no sé si estoy en un buen momento y tengo bastante curro?

Si esto es así, nena, necesitas urgentemente y sin excusas un hombre feminista en tu vida (y llevártelo cuanto antes a la cama). Los rumores son ciertos, los hombres feministas follan mejor porque:

1. No te tratan como un objeto

Sino como una mujer sexual y sexuada, que tiene sexo y disfruta del sexo y no cree que le tengas que pedir disculpas a nadie por ello, ni te considera una guarra.

2. ¿Preservativo? Por supuesto.

El uso del preservativo evita embarazos no deseados y ETS. Recuerda que la mayoría de las ETS tienen síntomas discretos e invisibles en sus primeros estadios. Utilizar condones es un ejercicio de respeto hacia la salud de la otra persona y la propia.

3. No desea una mujer con un cuerpo perfecto

Sino con un cuerpo real: ni la celulitis ni el vello púbico son un drama.

4. La comunicación potencia el deseo

Dado que sus intereses trascienden el fútbol, su ex y el porno, es capaz de asegurarte una buena conversación pre y post coital. Es más placentero acostarte con alguien que es consciente y está en contra de la desigualdad salarial, la tasa rosa y la violencia de género que con un hipster-machista que lee a Hemingway, tiene 'alergia' a las tareas domésticas y cree que hay muchas mujeres que se inventan las denuncias por malos tratos.

5. Sabe que NO es NO

No hay que estar dándole excusa tras excusa porque una simple negativa no es suficiente para él.

6. Recorre todo tu cuerpo

Conoce la lección: El clítoris es el botón del placer y lo activa de múltiples formas: caricias, besos, lametones, sexo oral, estimulación manual, vibradores, penetración vaginal con fricción en el clítoris… Además, no reduce el placer a la genitalidad, sino a todo tu cuerpo y tu mente.

7. No desaparece

Puede que se marche, para no volver, pero se habrá despedido. O quizá os volváis a llamar. Quizá hasta te regale Miedo a Volar de Erica Jong o tú a él un estimulador prostático… Recuerda que hablamos de sexo, no de un cuento Disney.

En definitiva, un hombre que no tenga miedo a las mujeres, que no crea que debe conquistarlas sino fundirse con ellas en la intimidad más absoluta y mágica. El objetivo aquí no es añadir más presión a la que la sociedad ya impone al hombre en la cama. No tiene que ser el amante perfecto ni que nacer sabido, pero para saber hay que preguntar y para preguntar hay que tener interés y para tener interés hay que considerar a la otra persona de igual a igual.