El nuevo porno ya no se ve, solo se escucha y excita mucho más

Escuchar un relato erótico o un podcast sensual es una tendencia que crece entre las mujeres

Las mujeres consumen mucho porno. Es una realidad. Hay quienes aún piensan que no y es por ello que muchas mujeres —conocidas públicamente o no— han comenzado desde hace algunos años a hablar abiertamente sobre ello. Sobre porno, sobre masturbación y sobre placer femenino. Poco a poco se da voz a la sexualidad que vive y experimenta la mujer. La literatura también es responsable de que las mujeres hablen más de sexo. A pesar de que los libros eróticos existen desde hace muchos años, 50 sombras de Grey de la autora E. L. James, impulsó este género entre las lectoras más jóvenes y se convirtió en algo más mainstream. Vendió más de 70 millones de copias y superó el millón de descargas, fue el e-book más descargado de la historia. Las mujeres encontraron, con esta lectura, una nueva forma de experimentar placer. Ahora, otra tendencia comienza a crecer: el llamado audio porno. Podcast, literatura o escenas de sexo para escuchar en la intimidad.

El auge en estos ámbitos puede haber sucedido porque las mujeres podrían decantarse más por el erotismo, la sutileza y no tanto lo explícito. Desde luego, no podemos generalizar porque dentro del amplio abanico de opciones con las que obtener placer también millones de mujeres disfrutan con la pornografía explícita y hardcore. No obstante, el género podcast crece. Se trata de narraciones en audio de literatura erótica y permiten que la imaginación vuele y se extienda. A través de la web Quinn se proponen tres formas de experimentar: escuchar, leer y contar. Quienes entren pueden compartir sus relatos o sus audios, además de acceder a lecturas del mismo género.

Uno de los puntos que más interesa de esta web es que el anonimato y la intimidad juegan un papel fundamental. Se pueden escuchar audio libros completos pero también conversaciones privadas, mensajes por teléfono y, directamente, lo que se entiende como un encuentro sexual donde los gemidos, los susurros y la respiración son los protagonistas. Es por ello que la duración de los audios va desde los tres minutos hasta la media hora. Además, cuenta con la opción de filtrar los audios según lo que quiera escucharse: hay opciones de acentos, voz femenina o masculina, sexo duro, masturbación y roles de juego como dominación o sexo entre desconocidos, entre muchos otros filtros. De esta manera se puede dar con la escena auditiva que más se adapte a los gustos de cada persona.

En la actualidad solamente existe la web aunque están pensando en crear un aplicación para que su acceso sea más amplio. Detrás de Quinn, que busca reunir a una inmensa red de mujeres y que se estrenó hace menos de un mes, se encuentra Caroline Spiegel, estudiante de 22 años y hermana —ni más ni menos— de Evan Spiegel, CEO de Snapchat. Así que promete futuro. Es una forma diferente de experimentar placer y disfrutar de la intimidad. Nuestro consejo es que lo pruebes porque la imaginación puede alcanzar rincones de excitación que aún no sabías que existían.