11 rasgos de tu personalidad que deberías intentar mejorar durante el confinamiento

Algunos pacientes acuden a las consultas psicológicas con el objetivo de mejorar su forma de ser o preguntando cómo podrían ser más buenos 

Si te dicen que pienses en una persona maravillosa, ¿en quién piensas? Tal vez sea alguna persona de tu familia a quien admiras o alguien de tu grupo de amigxs. Si tienes que pensar en ti, por ejemplo, ¿qué virtudes de ti destacarías? El tiempo de confinamiento puede servirnos para repensar nuestra manera de ser y hacer un ejercicio de autocrítica.

No es cuestión de martirizarse y ser muy duro con nosotrxs mismxs pero sí que puede ser una situación adecuada para, una vez que se acabe esta cuarentena, retomar nuestras vidas con algo más de amor hacia lxs demás y ser mejores seres humanos. Vaya, lo que se traduciría a hacer el bien, dejando la crueldad a un lado y sacando de nosotrxs cualquier rasgo que nos disguste y que no sea positivo.

Como cuentan desde Medium, los psicólogos ven a muchas personas en sus consultas a las que les gustaría ser mejores. No se trata de lo que hacen sino más bien hacen referencia a cómo se sienten. Buscan que la vida fuera más sencilla, más tranquila y más optimista y no como si tuvieran que escalar una montaña todos los días. Los expertos explican que mejorar los rasgos propios harán que no te sientas mal contigo mismx, tus actividades, sueños o deseos. Por ello hablan de 11 rasgos que es posible trabajar y que harán de ti una mejor persona. Quizás ya los tienes, es hora de averiguarlo. 

1. Flexibilidad siempre

Uno de los rasgos principales que nombran es la flexibilidad, esa facilidad para adaptarse. Es un rasgo que es capaz de hacer que las circunstancias no hagan cambiar la forma de ser. Este tipo de persona no necesita saber exactamente qué está ocurriendo para sentirse bien haciendo lo que haga. Son capaces de convertir la incertidumbre en una oportunidad para ayudar, hacer planes o mejorar. Algo que, sin duda, es muy necesario dada la situación actual de estado de alarma.

2. No son necesarios los demás

Son personas a las que les gusta la gente y les gusta compartir tiempo con los otrxs. Tienen interés y son buenos en el plano social. Saben cuándo decir que sí y cuándo decir que no. Se trata de gente con la que es muy fácil compartir el tiempo. Eso sí, también están muy bien en soledad y no necesitan a los demás para definir su propia felicidad y bienestar.

3. La ropa, de forma automática

No se sabe exactamente cuál es el motivo y no son personas que se preocupan en exceso por la forma de vestir (ya que no es algo extremadamente importante) pero, aun así, su apariencia en general es agradable. Saben cómo vestir según el momento y su personalidad puede intuirse a través de este tipo de imagen.

4. Nada personal

No se toman las críticas como algo personal. Entienden que las opiniones del resto son un reflejo de los propios miedos, inseguridades o experiencias. No se rigen por lo que digan los demás, pueden plantearse ciertas preguntas en relación a las opiniones pero terminarán haciendo lo que creen que es mejor.

5. El presente

Viven en el 'ahora' sin estresarse demasiado por el futuro. Saben que el pasado les ha hecho ser quienes son y obtienen conocimiento de su recorrido. Aún así siguen pensando que el tiempo presente es el más importante y que estar pendiente de lo que se hace en el momento puede directamente transformar el futuro y la formas de sus relaciones con el mundo.

6. Curiosidad

Buscan oportunidades para aprender, para escuchar, para mejorar. La curiosidad es un rasgo que, sea cual sea el momento, puede traer cosas mejores. Estas personas están atentas en casi todo momento a poder saber algo más de lo que saben.

7. Si eres cruel, no les afectará

Quienes saben cómo son con firmeza, quienes conocen su personalidad bien, suelen ser fuertes. Saben que el mundo está lleno de personas malvadas que no sumarán nada en sus vidas, más bien restarán. Eso sí, es necesario saber que si tratas mal a este tipo de gente puedes salir perdiendo. Pasarás a convertirte en alguien indiferente para ellxs.

8. Generan interés

Uno de los rasgos de alguien genial es que, además, hace cosas interesantes. Tienen conocimiento de temas que desconocías, hablan con sabiduría y controlan lo que saben. Cuando estás cerca de este tipo de personas aprendes, su compañía es agradable porque hacen que te surjan muchísimas preguntas que no hubieras imaginado.

9. Nada de juzgar

Son personas que te ayudarán si lo necesitas y te aconsejarán si los pides. Jamás te forzarán a que cambies de opinión y no te van a juzgar por lo que sea que pienses o te ocurra. Aceptan que cada unx es responsable de su propia vida y de sus decisiones.

10. La diversión en todas partes

Se ríen con facilidad y frecuencia. Pueden ser serios cuando es necesario pero son capaces de encontrar momentos de alegría en detalles que para otras personas pueden ser indiferentes. Cuando estás cerca de este tipo de gente te sientes alegre, porque la forma de ver la vida así es contagiosa.

11. Deseas más

Uno de los rasgos de este tipo de personalidad es que generan que los demás quieran estar compartiendo el tiempo cerca de ellxs. Cuando estás en contacto con alguien así, sales sintiéndote bien. El bienestar que te dan te hace llegar a la conclusión de que quieres seguir manteniendo una relación estrecha con este tipo de personas. Sabes que, sea lo que sea que compartas, será optimista, agradable e interesante. Es casi una sensación física.