Mujeres que hicieron cosas increíbles y no salen en los libros de Historia

Por mucho que las mujeres hayan sido el 50% de la historia de la humanidad, los registros históricos solo las representan en un 0,5% de las ocasiones

Las mujeres han habitado nuestro planeta durante más de 300.000 años. Ni un año más ni un año menos de lo que lo han habitado los hombres. Sin embargo, en ocasiones pareciera que nunca estuvieron ahí. Como ya ha denunciado The Representacion Project, entidad sin ánimo de lucro dedicada a combatir los prejuicios  y las trabas de género, las mujeres solo están representadas en el 0,5% de la Historia registrada. Podría pensar alguien que el origen de esto es simple y llanamente que han aportado poco a nuestra historia por el papel al que las sociedad patriarcales las han limitada históricamente, pero eso no es del todo cierto.

La realidad es que, efectivamente, las mujeres han sido tristemente relegadas al cuidado de los hogares y de las familias durante siglos y siglos, pero también que muchas mujeres consiguieron superar esas cárceles de pensamiento hasta alcanzar grandes logros que la Historia ha decidido silenciar. O al menos no dar el valor que verdaderamente merecen. Por suerte, existen foros como Reddit donde miles de personas que conocen áreas muy específicas del saber pueden rescatar esos tremendos logros y hacer justicia a la memoria de las mujeres que consiguieron cambiar el mundo con sus contribuciones.

Como Nellie Bly. El periodismo de investigación debe mucho a esta estadounidense. Entre otras cosas fingió una enfermedad mental para infiltrarse en un psiquiátrico con el objetivo de confirmar el rumor de que los pacientes sufrían maltrato por parte de los encargados. Era cierto. Como también lo fue que en el año 1889, diecisiete años después de la publicación de La vuelta al mundo en 80 días de Julio Verne, decidió emprender la aventura por su cuenta. ¿El resultado? Dio la vuelta al mundo en 72 días. Bly no es olvidada, pero desde luego no se la recuerda lo suficiente teniendo en cuenta lo que hizo.

Tampoco a Grace Hopper. Esta científica de la computación, contraalmirante del ejército de Estados Unidos también es una de las responsables de que la programación abandonase los círculos científicos y alcanzara la vida cotidiana. Entre otras cosas, y contra las recomendaciones de la comunidad, ideó un compilador, una herramienta de traducción de código que permitió que la programación fuera accesible a las masas. Gracias a personas como Hopper estamos donde estamos. Ah, y a personas como Ada Lovelace, quien sentó las bases de la programación infomática moderna en pleno siglo XIX. 

Unos cien años después, en 1970, Estados Unidos mandaría la tercera misión tripulada destinada a alunizar. ¿Recuerdas aquella famosísima frase de "Houston, tenemos un problema" del astronauta Jack Swigert? Pues fue Katherine Johson, una de las primeras matemáticas negras en trabajar en la NASA, quien resolvió aquel problema mediante el cálculo de un retorno seguro para la tripulación a la Tierra. Son muchas mujeres que no han recibido la atención que merecen. Como la farmacéutica Sandra Fort, la responsable de detectar que  algo raro estaba pasando en la década de los 80. Ese algo era la epidemia del SIDA.

Podríamos pasarnos párrafos así. Marie Tharp creó el primer mapa del fondo del océano que más adelante permitiría descubrir las placas tectónicas. Mary Anning fue una de las más importantes figuras del mundo de la paleontología y quizá nos hubiesemos quedado son Jurassic Park sin ella. Mary Anderson inventó nada más y nada menos que el limpiaparabrisas que usas todos los días. Anna Connely la escalera de incendios. Eleanor Max contribuyó notablemente a que la jornada laboral de 12 horas y 6 días semanales pasara a 8 horas y 5 días semanales. Y Cecilia Payne descubrió de qué estaban hechas las estrellas: de hidrógeno.