Mikel Izal, Kinder Malo y Antonio Castelo: las denuncias por acoso en redes sociales son imparables

La modelo e influencer Laura Escanes se ha sumado al movimiento reconociendo que ha vivido una situación parecida

El modus operandi es el mismo. Una chica se harta, toma su móvil, graba su denuncia de acoso en Instagram stories, pide que, si a alguien más le ha pasado, le escriba y le llegan un aluvión de mensajes. Así es como empezó a principios de semana con la acusación de Margalida María contra el fotógrafo Danilson Gomes, conocido como Longshoots, y no han parado de salir nombres cada vez más conocidos como el del humorista Antonio Castelo, el cantante de trap Kinder Malo o incluso el vocalista Mikel Izal.

“Se bajó los pantalones y antes de darme cuenta estaba cámara en mano haciéndome fotos mientras me tenía agarrada de los pelos haciéndole una felación”, dice una de las jóvenes en uno de los testimonios más fuertes sobre un estilista, fundador de la marca I am Sisyphe, que se hace llamar El fuckin Pablo.

Instagram

Antonio Castelo, colaborador de Vodafone Yu; Kinder Malo, cantante de trap; Cheb Rubën, rapero y músico español; Mikel Izal, vocalista y compositor del grupo Izal y un larguísimo etcétera que incluye a fotógrafos, estilistas o directores de arte: todos ellos se encuentran en el punto de mira después de que sus nombres fueran denunciados a través de Instagram por varias decenas de mujeres.

Instagram

Margalida María ha sido una de las protagonistas de este relato. Su denuncia se podría englobar en el movimiento #Cuéntalo, un hashtag muy destacado en Twitter que surgió después de la sentencia hacia 'La Manada', la cual los condenaba por acoso sexual y no por violación. A la ola de mujeres se ha sumado también la modelo e influencer Laura Escanes que, sin dar nombres ni detalles, ha relatado que también vivió una situación similar.

Instagram Laura Escanes

Cada día este movimiento toma mayor envergadura. Lo que empezó como una acusación aislada a un fotógrafo está desvelando una actitud generalizada en el mundillo de la moda y la televisión donde los que tienen cierto poder o influencia no dudan en utilizarlo para satisfacer sus necesidades sexuales. Queda estar pendientes de hasta dónde llega, cuántos más nombres quedan por salir —tanto de acosadores como de acosadas— y si tendrá algún tipo de repercusión en la industria.