Razones Por Las Que Amas Más A Tu Cama Que A Tus Amigos

Nadie dijo que fuera fácil convivir con semejantes, pero más complicado parece hablar de nuestra relación con aquello que poseemos. Parece, porque si te paras a pensar unos segundos, descubrirás que tu media naranja está justo debajo de tu culo. Después de leer esto, amarás a tu cama por encima de todas las cosas. Aquí tienes unos cuantos motivos:

- Porque tu cama jamás levanta la voz para irritarte.

- Cuando estás sobre ella no te pide ningún tipo de explicación.

- Pase lo que pase, siempre estará esperándote con las sábanas abiertas.

- Porque no necesitas utilizar preservativo.

- Sabe esperarte cuando llegas tarde.

- Porque sin Smint también hay beso.

- Sabe apreciar tus momentos más patéticos.

- Te ama a pesar de tus genitales.

- Se deja llevar por tu temperatura. No es amiga de un solo verano.

- Cambia su jornada laboral para complacer a tus invitados.

- Es amiga de tus amigos, confía en tus elecciones.

- Tiene la capacidad de hacerte gritar de placer sin tocarte ni un pelo.

- Aguanta tus resacas todos los domingos.

- No es celosa, siempre deja un sitio para los invitados.

- Es la única que ve tres temporadas seguidas de una serie contigo sin cuestionar el final.

- Tu cama sabe convivir con el cargador de tu smartphone rozando sus partes más íntimas.

- Acepta el sin fin de gilipolleces que puedes llegar a hacer por aburrimiento.

- En realidad, ha aprendido a quererle y ya le hace un hueco.

- No protesta cuando suena tu despertador.

- Entiende que no te laves el pelo todos los días, incluso acepta tu olor corporal en los peores momentos.

- Tu cama será la única que te comprenderá cuando se te caiga la baba (literalmente).

- Sabe que hay noches en las que mancharas sus sábanas, no importa con qué, no se quejará.

- Tiene una almohada para que puedas montarte películas cuando estás a dos velas, (que levante la mano quien no lo haya hecho nunca).