'Love Has No Labels': La Radiografía Del Amor

"El principio de igualdad y de no discriminación por razón de sexo es una obligación de derecho internacional general que vincula a todas las naciones y, dado su carácter primordial, se establece siempre como un principio que debe inspirar el resto de los derechos fundamentales". El amor debería darse por hecho, aunque celebrarlo nunca está de más.

La organización no gubernamental norteamericana Ad Council, que lucha diariamente por erradicar la discriminación en cualquiera de sus manifestaciones, organizó en California la campaña Love Has No Labels el pasado día de San Valentín, para demostrar que estar enamorado hasta la médula es posible, siempre que sea respetando la diversidad y favoreciendo la inclusión.

Se puede amar a ratitos, entre bostezos, sin palabras; enamorarte de un bocadillo crujiente de atún, de vecinos que te sonríen, del florista que te regala un girasol, incluso amar tan rabiosamente la vida hasta llegar a perderse en la definición de este concepto tan amplio. Se puede bailar con el odio estando enamorado (incluso descalza), se puede enamorar a un desenamorado, se puede echar "amor" en el café en lugar de azúcar. Aunque aquí no hay dieta que valga. Ponerse -o estar- hasta las trancas de amor, esto es, el puro love, no es algo superficial.

La cuestión está en el fondo, en el examen riguroso al que nos sometemos, primero nosotros mismos, luego junto al otro. Y así de claro lo ha mostrado la organización no gubernamental norteamericana Ad Council, que montó una pantalla gigante de rayos X este último San Valentín, en medio de una avenida de Santa Mónica, en California, para demostrar que los esqueletos que se movían detrás del screen eran exactamente igual independientemente del sexo, la etnia, la orientación religiosa o la sexual.

¿Diagnóstico de esta radiografía en contra de la discriminación? Muy favorable. Abrazos, bailes, sonrisas; nivel de colesterol y prejuicios muy bajo. Amor, a rebosar. Quien diga que no cree en él o que todavía no lo ha encontrado, que se lo haga mirar. Que con él, hasta los chupa chups se abren más fácil. Y, si no es así, cambia de esqueleto.

Música: Kevin MacLeod     Locución: Jesús Ranchal y Clara Vera

La música empleada en esta locución está registrada bajo una licencia Creative Commons