Hice una cata a ciegas con mis amigos en casa para sorprenderles a través del paladar

Un amigo nos enseñó la web de Coca-Cola Singature Mixers: recetas de cuatro pasos para hacer combinados con un acabado digno de barman

Solecito, cócteles y la terraza de uno de nuestros amigos. Septiembre ha comenzado, pero el sol no cesa, por lo que decidimos reunirnos después del trabajo para sofocar el calor con unas copas. La idea surgió en una conversación de WhatsApp, comentando lo cansino que a veces resulta ir al centro y tomar unas cañas. Alguien sugirió que hiciéramos un poco de tardeo siguiendo las recetas de la web de Coca-Cola Singature Mixers, que indicaban paso a paso cómo hacer combinados de autor en casa en pocos pasos. “Parece fácil”, dijo, así que todos accedimos.

Código Nuevo

Fuimos llegando progresivamente. Cada uno trajo uno o dos ingredientes que necesitábamos para los cócteles: naranjas, jengibre, albahaca, tequila reposado, ron, whisky, bourbon y los cuatro sabores Coca-Cola Signature Mixers, una reedición de la Coca-Cola de toda la vida pero con matices aromáticos que refuerzan los sabores de los mixers. Nuestra amiga anfitriona nos tenía preparado un pequeño picoteo y una venda para cubrirnos los ojos, “así podemos jugar a adivinar la bebida sin mirarla, solo por el sabor y el olor”. Nos pareció lo suficientemente divertido y pretencioso como para acceder sin pensarlo.

En cuanto llegó el último invitado empezó el juego. Sentamos al primero de los sommeliers y le vendamos los ojos. ¿Su objetivo? Adivinar los ingredientes del cóctel. Empezamos con el ron y Coca-Cola Signature Mixers Smoky Notes. La preparación fue sencilla, como pronosticamos. Coger el vaso, llenarlo con tres hielos grandes, verter 50 ml de whisky (calculado con un medidor de coctelero que teníamos en casa), añadir 125 ml de Coca-Cola Signature Mixers Smoky Notes y, con un cuchillo o pelador, cortar la cáscara de la naranja en trozos muy finos hasta  que se ondulase y poder dejarla reposando en el borde del vaso. Un suave hálito de matices envolvía la mesa.

Código Nuevo

Se lo servimos al conejillo de indias, a ver qué tal había quedado el primer combinado de la tarde. “Está bueno. Muy bueno. Creo que es ron con… Desde luego algo de naranja, pero tiene un toque a, cómo decirlo… ¿naturaleza? No sé explicarlo”. La primera sorpresa vino cuando le dijimos que era whisky. Nunca lo bebía porque no le gustaba. A los demás amigos nos picó la curiosidad y no pudimos evitar probarlo.

Volvió a darle un par de tragos y, para resarcir su error, sacó su lado más pedante: “el sabor de whisky es fuerte pero se nota el picante. El dulce de la Coca-Cola no es invasivo por lo que no mata el sabor. Algunas notas de la botella tardan en aparecer y dan una experiencia de progresión en el tiempo, es un trago de dos caras”, dijo, fingiendo que era un experto en cócteles y dejándonos boquiabiertos, entre el asombro y la risa.

Código Nuevo

Pasamos al siguiente. Le vendamos y decidimos darle a probar una copa con ron y Coca-Cola Signature Mixers Woody Notes. De nuevo, seguimos los sencillos pasos de la web y —aunque nuestro cóctel no se parecía demasiado al de la foto, como era de esperar— quedó muy bueno. “Es suave”. Le dio otro trago. “¡Está muy bueno! Esto es ron”. ¡Correcto! ¿Y qué más lleva?, le preguntamos. “Pues… Lleva manzana y tiene toques como a pomelo”. Acertó de pleno. El cóctel llevaba dos rodajas finas de manzana y el Coca-Cola Signature Mixer Woody Notes era de bálsamo de copaiba, albahaca y yuzu, un cítrico asiático. Se sacó la venda y le enseñamos la receta de su cóctel. 

A medida que continuaba la tarde, el número de cócteles iba aumentando y nos pusimos (responsablemente) contentillos. Entre bebida y bebida, nos contábamos nuestra vida, inquietudes, cotilleos y, en definitiva, lo de siempre. Estábamos transformando una tarde de lo más normalilla en una de esas que se recuerdan durante mucho tiempo. Y todo gracias a innovar un poco en la bebida que siempre acompaña las reuniones sociales. 

Código Nuevo

En total, probamos las ocho recetas que incluye la web y, aunque estábamos lejos de ser profesionales, entendimos muy bien sus matices y lo que se escondía tras cada uno de los combinados. Por ejemplo, el hecho de que las Coca-Cola Signature Mixers tengan menos gas es para jugar más con los matices que incluye esta revisión de la Coca-Cola tradicional. O que en el combinado de whisky y Coca-Cola Signature Mixers Herbal Notes se utiliza la albahaca y los toques de hierbas del refresco para  potenciar el toque a malta y afrutado del whisky escocés.

Acabamos la tarde presumiendo de ser unos expertos cocteleros, obviando que si lo habíamos logrado era gracias a que un profesional ya había diseñado estas recetas pensando en que cualquiera podría ser excelente en ellas. Pero, en ese momento, nadie nos iba a quitar esa satisfacción que, adobada con una terraza al atardecer, era el mejor ejemplo de por qué el verano es la estación favorita de tantísima gente.

-------------------

Este artículo está patrocinado por Coca-Cola Mix.