#HappyDivorceSelfie, el contrato para dejarlo con tu pareja pero en plan bien

Imagínate que tienes pareja. Imagínate que os queréis, que os habéis querido y que seguiréis queriéndoos, pero lo de las gotitas de pipí en el water ha mermado vuestro amor. Imagínate eso, que las cosas en casa se han torcido, que la convivencia empieza a ser un poco peliaguda -ya sabes, tus manías por ahí, mis manías por aquí, ya no te soporto por allá- y que el día a día de un modo u otro se ha vuelto insostenible. Imagínate que tú lo único que quieres es despedir aquellos tiempos que un día fueron mejor, y gritar a los cuatro vientos que nada te impide empezar a ser libre.

¿No querrías celebrar tu soltería? ¿No querrías enseñarle al mundo que, por fin, y a pesar de una ruptura, existe la posibilidad de manejar un divorcio de la forma más civilizada posible? Pues eso es el Happy Divorce Selfie, un nuevo movimiento que ya me hubiera gustado a mí que conocieran mis padres para darle like a una foto cuando ellos mismos, papelito en mano certificando la separación, sonrieran a lo Pantoja mostrando dos personas felices que vuelven a estar solteras. 

Esta iniciativa tan rocambolesca que se ha convertido en viral nos llega desde Australia, concretamente de una pareja que tras pasar por el juzgado y echar una firmita en los papeles de divorcio decidió subir una foto a sus redes sociales para comunicar su nuevo estado civil. Y sí, por muy increíble que parezca, sus ojitos chispeaban diminutitas moléculas de felicidad y el pie de foto lo reafirmaba: "Hemos acabado nuestro matrimonio de forma respetuosa, racional y honorable".

Y tan honorable. Tanto lo ha sido que, desde ese momento (ya veis en la imagen los 35.708 compartidos), otras parejas en la misma situación -menos las que acaban tirándose de los pelos y bloqueándose en Facebook- han ido sumándose a la tendencia. Los pasos para formar parte del club de los divorciados de oro son tres: sonreír como si acabara de tocarte la lotería (que en cierta forma es verdad), mostrar los papeles de divorcio que confirman el nuevo estado civil y un mensaje extrapositivo al estilo Alegría en 'Inside Out', que respire buenrollismo, y nota de ánimo a otros duplos conyugales en la misma situación.

Pero tras esta nueva revolución que tumba los estereotipos asociados a una ruptura, se esconde la pregunta que muchos se plantean: ¿felicidad o postureo? ¿De verdad que separados pero felices? ¿Y si felices, por qué la pretensión por demostrarlo? Yo a todas esas preguntas no sé qué responder, lo que sí sé es que si esto sigue avanzando de la forma en la que lo está haciendo, el narcisismo cibernético nos va a llevar a locuras tales como un selfie de la cara que se te queda cuando no te va el wifi, o una instantánea de todos tus compañeros abrazándote alrededor de las hojas de despido laboral sin indemnización el día que tu empresa quiebre. De eso se trataba, ¿no?