Cosas Que Hacen Las Mujeres Que Cabrean Mucho A Los Hombres

Los hombres amamos a las mujeres. Su manera de mirarnos, su perfume, cómo caminan y hablan... Pero a veces, las mujeres hacen cosas que pueden llevarnos al borde de la locura y del crimen pasional.

Girar la tortilla

No, no es la francesa, las mujeres también la lían, y cuando estás en tu derecho de cabrearte, no sabes ni cómo ni en qué momento de la discusión, eres tú el que la ha cagado y la bronca te está cayendo a ti. Misterios de la vida.


Abrir el cajón de mierda

Ellas perdonan, pero no olvidan ni cuando te tiraste un pedo mientras dormías. Así que, prepárate, cuando la cagues por cualquier cosa, no te vas a librar de que te tiren encima todas las veces que la has liado.


El microondas

Un clásico. A muchas les gusta calentar lo que luego no van a comerse. Solo tienes una opción: llegar a casa y…


CASTIGADO (sin sexo)

La has cagado, habéis tenido movida y después de 3 bloqueos y desbloqueos de whatsapp te ha perdonado, pero no te vas a ir de rositas, ella te va a quitar lo que más te gusta.


Hacer una montaña de un granito de arena

Las mujeres son seres hipersensibles y algunas viven en un drama constante en el que la más simple tontería puede estallarte en la cara como una bomba que ríete tú de la de Hiroshima.


Su concepción de los 5 minutos

Nunca son ni serán jamás 5 minutos. Si me apuras, te daría tiempo a leerte la saga de 50 sombras de Grey y así tener tema de conversación en la cena.


Psicópata celosa compulsiva… NEXT

Muchas mujeres tienen ese “je ne sais qoui” (ye ne se cua, para los amigos) que hace que cuestionen todo acerca de nuestra lealtad hacia ellas. Aparecer de repente donde estás de fiesta, controlar tu última conexión de whatsapp cada cinco minutos… ¿qué he hecho yo para merecer esto?


Mi espacio es M-I  E-S-P-A-C-I-O

Está muy bien estar súper enamorados, no despegarse ni un solo momento, etcétera, etcétera. Pero hay momentos en los que todos necesitamos estar solos sin que nadie nos moleste. Sí, nos molesta que estéis en el baño mientras hacemos nuestras cosas; sí, nos gusta cagar tranquilos.


Convertirnos en un maldito perchero

Si hay algo que todo hombre teme es ir de compras con su chica. No solo nos jode patear los cinco Zaras que tiene la ciudad. Lo que nos cabrea de verdad es que nos colguéis medio stock de la tienda para luego no compraros nada.


Chantaje psicológico

Cuando te has montado un finde de puta madre con tus amigos y llegan las frases del tipo: ya no me quieres, lo único que te interesa es el sexo...

Crédito de la imagen: Théo Gosselin