La artista que decidió inundar el mundo de pezones

¿Qué haces cuando algo tan bello y natural no puede ser mostrado? La mayoría nos callaríamos y seguiríamos, sí o sí, el juego del censor para evitar represalias. Si total, se va a destruir, para qué crearlo. Pero Annique Delphine decidió inundar el mundo, literalmente, de lo que ella considera lo más natural y bello del mundo: la sexualidad femenina y, en concreto, los pezones.

ABUNDANCE from Annique Delphine on Vimeo.

Personas con cabezas en forma de pezón paseándose por las calles de Berlín, montañas de pechos de goma o helados de pezones de todos los colores y razas chorreando. Esta artista irrumpe de forma divertida y absurda, con su coleccion Objetify me (Cosifícame), en paisajes y objetos cotidianos, convirtiendo los pezones que Instagram no quiere que veamos en objetos que crean conceptos divertidos y situaciones absurdas.

Y aunque nos haga reír, las imágenes hipnotizan y normalizan los senos. Y, con ellos, la sexualidad femenina contra la censura impuesta en la sociedad en general y en las redes sociales en particular.

Team Reclaim is growing. Lots of Boobheads in Berlin now! We're holding another workshop next weekend at @CoGalleries #ReclaimtheFeminine #freethenipple

A post shared by Annique Delphine (@anniquedelphine) on

Missing my boobs today 🌸🌸 #reclaimthefeminine #boobhead

A post shared by Annique Delphine (@anniquedelphine) on

Esta artista multidisciplinar —Annique es fotógrafa y vídeoartista— dedica su obra a dar visibilidad a temas reprimidos demasiado a menudo, como el feminismo, la sexualidad o la identidad de género. Y lo hace mezclando elementos cotidianos y tradicionalmente bellos, como flores o paisajes, con otros explícitamente sexuales, como pechos o semen. En definitiva, pretende provocar invadiendo la belleza con lo que no se considera hermoso ni estético, sino censurable e incluso asqueroso en algunos casos.

Con ello, Delphine quiere denunciar, mediante el absurdo, la presión que sufren las mujeres en todo el mundo ante la necesidad de ser perfectas estética y sexualmente. "Trato de incorporar el humor en mi arte. Por ejemplo, mientras que ser ‘cosificada’ y reducida a mi estética me pone triste, ponerme el Boobhead  (una cabeza de yeso en forma de seno) y mostrarlo es divertido y me anima", dijo en una entrevista para el medio online Art Connect.

Pero, además, Annique tiene claro que las mujeres también debemos librarnos de la presión que nos autoimponemos sobre nuestros cuerpos y nuestra imagen. “La Boobhead sirve para reflexionar acerca de la cosificación del cuerpo de la mujer y cómo ha afectado a la relación que tenemos con nuestros cuerpos. Esto nos trae preguntas como: ¿Cómo esto me hace sentir cosificada? ¿Me he cosificado alguna vez? ¿Tengo el sexismo interiorizado y, si es así, de qué forma?", explica.

Annique mezcla el cuerpo de la mujer con la naturaleza. Los une, los equipara, los fusiona, los libera de la presión de ser meros objetos sexuales y causantes de frustraciones e infelicidad y los transforma en elementos empoderadores con los que debemos reconciliarnos y no enemistarnos.

Así que la próxima vez que pienses en esconder tu cuerpo, en avergonzarte de él o cuando dudes de ti misma, recuerda que todo lo que eres es poderoso. Recuerda que tus pezones merecen tu respeto y, sobre todo, que lo natural y lo bello no merece ser escondido.