8 trucos increíbles para convertirte en un fotógrafo profesional en menos de 3 minutos

Ya no es suficiente que esté recta y no ponerte a contraluz, amigo. Para lograr una fotografía perfecta no te hace falta tener un máster en Photoshop, solo hay que hacer un poco de magia. Y resulta más fácil de conseguir de lo que pudiera parecer: un poco de papel de plata, una caja de cristal, un escurridor de pasta o una simple bolsa de plástico se convertirán en herramientas profesionales listas para que puedas simular que tienes el equipo más completo de utensilios, maquinaria y la sabiduría propias del mejor estudio fotográfico del mundo. El medio online Bored Panda ha recopilado los consejos más curiosos para que tus fotos de Instagram estén a otro nivel. Ahora solo tendrás que ponerlos en práctica.


1. Un espejo y papel de plata para una pared de fantasía

Ultra sencillo: arruga un poco de papel plateado y colócalo en vertical sobre una superficie dura. En el suelo, un espejo para que reflecte todos los rayos de un foco o del propio flash de la cámara. ¿Resultado? Fantasía pura.


2. Una caja de cristal para fotografías acuáticas

El efecto es increíble, pero quizá no sabías cómo se conseguía. Las fotografías que congelan el límite exacto del agua se logran introduciendo la cámara en una caja de cristal, sumergida hasta la mitad, cosa que impide que la cámara se moje.


3. Un escurridor de pasta para hacerte el romantiqueo vintage

La luz se cuela por cada uno de los pequeños agujeros logrando una iluminación punteada. Tú solo tendrás que aportar la cara de circunstancias.


4. Un fondo en cascada con un pedazo de tela

Fijando a una cartulina resistente o un retal de cualquier tela aportarás a las fotografías un fondo sin aristas ni pliegues. Bastará con pegar la tela con un trozo de celo y colocar sobre su base aquello que se quiere retratar. Digno de los mejores catálogos, pero en tu casa.


5. ¿Una bolsa de plástico?

También es sorprendentemente útil.  Si se coloca frente al flash de la cámara, la bolsa de plástico crea el efecto de un filtro casero que aporta unos tonos más oscuros y elimina la blancura excesiva y los tonos apagados. El tono de piel del modelo será mucho más suave.


6. Una toalla para fotos en movimiento

Use A Towel As Video Slider

Todo un ingenio para el que únicamente hace falta tener el pulso firme. ¿Se mueve el sofá? No: se mueve la cámara, porque está colocada sobre una toalla que se desliza suavemente, creando el efecto de movimiento lateral.


7. La fuerza de las bombillas

Porque no solo los focos aportan a la imagen la luz deseada. Jugar con un entramado de bombillas colocadas alrededor del modelo dará como resultado una fotografía que parece estar en movimiento casual, pero que en realidad aprovecha una iluminación especial.


8. Picados con un poco de celo

No, no hay que estirar el brazo ni molestar a nadie para que te eche la foto desde arriba y hacérsela repetir 27462 veces. Las fotos tomadas desde el techo y con un plano picado son fáciles de conseguir pegando al techo un pequeño cajetín de cartón en el que se introduce el teléfono. Mucho más fácil de lo que parecía.

Ahora solo te queda coger tu cámara, elige tu modelo y... ¡a practicar!