6 Valiosas Lecciones Que Podemos Aprender Del Controvertido Dani Alves

Las ruedas de prensa de futbolistas suelen ser una retahíla de tópicos, a no ser que el protagonista sea Dani Alves. El brasileño es lateral derecho, showman en sus ratos libres, involuntario ejemplo de cómo no hay que vestir y se convierte en maestro filosófico cuando tiene un micrófono delante. Puede que no tenga la manera más correcta de decir las cosas, pero que esto no nos impida extraer las lecciones que nos imparte.

Hazte valorar

Hay veces en las que nos toman por tontos. Ya sea en una relación personal o en el trabajo, es probable que en algún momento te hayan dejado en segundo plano para después, cuando hay problemas, pedirte que lo des todo. Alves en estas situaciones tiene la respuesta clara: "ahora no me da la gana a mí".


Juega bien tus cartas

Puede parecer un tío no muy inteligente por sus continuas payasadas y sus salidas de tono, pero lo cierto es que sabe moverse como pez en el agua en situaciones de presión. Tanto es así que le ha lanzado un órdago al Barcelona para que le den lo que pide a solo un mes de terminar su contrato y sin tener todavía nada firmado con otro club. ¿Por qué? Porque sabe que les tiene pillados, que es el único jugador válido para el puesto, que tiene a Messi de su lado y que el club no puede fichar por la sanción de la FIFA. Si tienes la mano ganadora, aprovéchala.


Di siempre lo que piensas

A riesgo de no caerle simpático a todo el mundo, habla y actúa siguiendo siempre tus pensamientos. En una profesión marcada por el bienquedismo es muy fácil acabar perdiendo la originalidad, diciendo y haciendo lo que los demás pretenden que digas y hagas. A Alves todo eso le da igual, y en más de una ocasión ha cargado sin dudarlo contra lo que no le gusta, y sin filtro. Hace poco, el diario Marca aseguró que el brasileño ya había firmado por el PSG, ¿su reacción?

Deja de tragar con todo y rebélate ante lo que te parece que está mal o es injusto. No pierdas el momento de decir lo que tienes que decir.


No pretendas caerle bien a todo el mundo

Dani Alves sabe que hay gente que no lo considera precisamente simpático. ¿Y qué? En este mundo viven cerca de siete mil millones de personas y es imposibles gustarle a todas. Es más, si lo intentas es probable que acabes cayéndole mal a todos.


A palabras necias, oídos sordos

O si te tiran un plátano en pleno partido en un gesto racista, te lo comes con indiferencia. Que además tiene mucho potasio.


Piensa antes de hablar

Porque sí, también podemos sacar algo positivo de las veces que la ha cagado. Y es que como hemos dicho, Alves es una persona que no se corta antes de hablar, tanto que a veces no es capaz de ver la línea que separa decir lo que piensas de faltarle al respeto a alguien. Hay que decir siempre lo que piensas, pero después de haberlo pensado.