6 películas muy jodidas que nunca olvidarás que has visto

El cine es capaz de transmitir infinidad de emociones, algunas veces de una manera tan real que hacen que tengas ganas de olvidar lo que has visto. Esta es una pequeña lista de películas "difíciles" de ver, unas por el contenido y otras por los sentimientos que son capaces de provocarte. Podríamos haber tirado de gore y nos habría quedado algo cojonudo, pero hemos intentado tocar las distintas maneras de producir ese efecto de "por favor, que acabe ya esto". No obstante sí, hay gore, y solo con la primera cinta que os presentamos ya tendréis un sentimiento alterado para el resto de vuestras vidas.

A Serbian Film (2010) - Gore/porno/¿esto que mierda es?

A Srdjan Spasojevic se le fue de las manos con esta película. Mucho. Casi dos horas de depravación sexual llevada al extremo de una manera muy explícita, en las que veremos a un actor porno empujado a hacer cosas nauseabundas. Es un film cuya única intención (a no ser que busques metáforas) es hacer que estés un tiempo sin ganas de follar y con pesadillas muy chungas. ¿Arte? ¿Basura? Puede que ambas, puede que ninguna. Lo que está claro es que si tienes el valor de verla, no podrás olvidarla nunca.


Oslo, 31 de agosto (2011) - Drama

Acompañamos a un ex-drogadicto durante un día de permiso de su centro de rehabilitación. Una cinta que trata las drogas y la soledad desde un punto emotivo, menos impactante visualmente que en Réquiem por un sueño o Trainspotting pero igual de jodido. Los diálogos largos y profundos mezclados con silencios tensos te van llevando lentamente a un final que, pese a verse venir, te puede hacer sentir tan vacío como a su protagonista. Es una película compleja en su sencillez, bonita dentro de la crudeza que refleja.


Oldboy (2003) - Thriller

Intrigia. Agobio. Asfixia. Un padre de familia es secuestrado y durante quince años vive en una habitación con un televisor. Al salir, con su vida destruida, la búsqueda de venganza le lleva a una espiral ascendente de violencia y locura que acaba con una escena en la que puedes sentir en tu piel las emociones del protagonista. Un thriller cuyo currado guión te engancha y te hace empatizar muy fuerte con el pobre hombre. Hay dos versiones, la original producida en Corea del Sur es más cruda en todos los sentidos que el remake estadounidense, pero éste no es ni mucho menos malo.


La chica de al lado (2007) - Terror

La gran putada de esta historia es que está basada en un hecho real. No verás escenas violentas ni sangre a borbotones, la repulsión que sientes no está provocada por lo visual, sino por los actos que se intuyen. Lo más perturbador es pensar que esto podría estar pasando cerca de tu casa y no te darías ni cuenta.

Al final de la escalera (1980) - Terror

Un hombre que acaba de perder a su familia se traslada a una casa solitaria en la que empiezan a pasar cosas raras. El llamado miedo psicológico en su máxima expresión. Un film que te pone en tensión sin mostrar nada que realmente deba producir pánico, de los que sugieren sin enseñar y te provocará ganas de darle al pause y ya otro día seguirás.

Bonus: Antichrist (2009) - Un poco de todo

Lars von Trier tenía que estar en esta lista. Que el danés está medio loco es un secreto a gritos, y en esta película pone sus inquietantes pensamientos al servicio del espectáculo. Gore, asco, psicología, miedo... una mezcla que, te guste o no, te dejará con cara de qué-cojones-acabo-de-ver durante un tiempo.

Crédito de la  imagen: película 'Good night, mumm' (tan inquietante que le dedicaremos un artículo entero)