5 rutas para olvidarte de todo y desconectar corriendo

Si desde que dejaste la operación bikini (allá por mayo) no has vuelto a sudar más que para abrir un tarro de aceitunas o si te ha dado muy fuerte la fiebre del running, en ambos casos estás tardando en enfundarte tus zapatillas y salir a mover el culo. Estas rutas por España que nada tienen que envidiar a los mejores circuitos del mundo. Correr por tu ciudad puede ser tan especial como hacerlo en Central Park (Nueva York), correr a orillas del Támesis (Londres), cruzar la Puerta de Brandeburgo (Berlín) o rodear el Palacio Imperial de Tokio. ¿Te pica el gusanillo? Pues adelante.

Ruta por la ladera del río Vinalopó y el Palmeral de Elche

running-elche-codigonuevo

El Támesis en Londres es más largo y mucho más cinematográfico, pero la zona del río Vinalopó de Elche no se queda atrás. Los runners encuentran en esta localidad de Alicante un cómodo recorrido de unos 6 kilómetros, en plena naturaleza y sin salir de la ciudad. Es un lujo hacer ejercicio entre las gigantescas palmeras del Palmeral de Elche (Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO) o en paralelo a más de 3,5 kilómetros de murales que forman parte del Proyecto Víbora, un proyecto muy ambicioso recogido por el Guinness World Records.

La vía verde: desde Benicássim a Oropesa

running-benicassim-codigonuevo

Este recorrido de 5,5 kilómetros parte de la playa del Voramar de Benicàssim y llega hasta Oropesa del Mar. Son 11 kilómetros si lo haces de ida y vuelta. Una vía que se creó aprovechando el antiguo trazado del ferrocarril entre Valencia y Barcelona. Y es que un buen runner no busca solo hacer kilómetros corriendo, sino que también quiere tener una experiencia con el entorno. En este caso se pasa por varias calas como la Renegá o la Concha y el paisaje es impresionante. A un lado el mar y al otro la montaña, ideal para respirar aire puro.

El paseo marítimo y el casco histórico de Sitges

running-sitges-codigonuevo

Sitges (Barcelona) es un pueblecito costero con callejuelas medievales y empinadas que, en principio, no invitan a correr. Pero precisamente es su belleza arquitectónica la que lleva a muchos amantes de este deporte a intentar mejorar sus marcas allí. Hay un recorrido muy habitual que pasa por el Palacio Maricel, las Iglesias de Santa Tecla y San Bartolomé y el Palacio del Moro. Y si no te atreves con las cuestas, siempre te quedará correr por el paseo marítimo. Y al terminar, lo mejor es un bañito en la playa.

Running por Madrid Río

running-madrid-codigonuevo

No es Central Park, pero casi. Madrid ha cambiado mucho desde que soterraron la M-30 y ahora Madrid Río se ha convertido en el principal punto de encuentro de los runners. La ruta de más de 8 kilómetros tiene de todo: alterna asfalto con tramos de tierra y todo el rato en paralelo al río Manzanares. Se puede salir desde el Puente del Rey, se pasa por el Estadio Vicente Calderón, el antiguo Matadero y se llega hasta Legazpi. Es un pulmón verde en medio de una gran urbe. Un lujo al alcance de muchos.

Carrera por los Jardines del Turia en Valencia

running-valencia-codigonuevo

Para conseguir una buena marca, Valencia es un sitio ideal. La capital del Turia se está consagrando como la ciudad del running en España por muchos motivos; primero, es más sencillo correr al nivel del mar. Segundo, es una ciudad muy llana. Y tercero, hay mucha gente a la que le gusta hacer deporte. Los muy aficionados recomiendan la ruta de la Marina Real Juan Carlos I, que conecta con el paseo Marítimo, o la ruta de la Dehesa de El Saler. Pero la más concurrida es la ruta de los Jardines del Turia, un trazado de 5 kilómetros con una superficie específica para que el impacto en las rodillas sea menor.

Dicen que el running es un deporte que engancha, pero no lo vas a descubrir hasta que no lo pruebes. No seas vago: cálzate unas buenas zapatillas, ponte una malla, una camiseta térmica y siéntelo tú mismo.