10 películas eróticas que no te dará vergüenza decir que has visto

Aparta tu sentido del pudor y respira. Hoy te traemos una lista de 10 películas eróticas que aunque tentadas a ruborizarte, esconden lecciones de historia, de diversidad sexual y hasta interpretaciones cinematográficas dignas de aplauso y orgasmo. Nuestra recomendación es plural porque así lo es el deseo de los seres humanos. Algunas son más explícitas y salvajes, otras más elegantes y discretas… Sigue leyendo y descúbrelas.

1. Crash (1996)

Increíblemente perturbadora. Sexo y peligro, muerte y orgasmo, excitación y asco… y todo de la mano de una peculiar parafilia: la sinforofilia. Los protagonistas se excitan con los coches y, en particular, con los accidentes. Pero, ¿sabes qué es lo que más horroriza? ¡Lo mal que ha envejecido James Spader!

2. The tribe (2014)

Está rodada en lenguaje de signos y sin subtítulos. Apta para personas con una excelente sensibilidad cinematográfica, curiosas o amantes del silencio. Es una trágica historia de amor adolescente y como tal, tiene su correspondiente dosis de sexo sucio, celos y despiadada violencia. Prostitución y bullying también son temas que no se olvidan en este hermético universo.

3. Historia de O (1975)

Un clásico. Es la adaptación de la novela de Pauline Reáge (pseudónimo de Dominique Aury). O, la protagonista, es extremadamente perversa y para demostrar el amor incondicional que siente hacia su pareja (René), se entrega a todo un cóctel de sumisión sexual en el castillo de Roissy. Más allá de lo escandaloso que pueda resultar su argumento, esconde una reflexión sobre cómo evoluciona su sexualidad, la bisexualidad y los límites de las prácticas sexuales más extremas. Los matices de la versión original te excitarán sobremanera.

4. Eyes Wide Shut (1999)

Imprescindible. Seguramente tu hermano pequeño fue procesada por papá y mamá bajo el alto voltaje de esta película. Se trata de una obra de culto y lleva la firma de Stanley Kubrick. El sexo está presente de forma explícita e implícita... Es todo un derroche de elegancia, sensualidad y paja mental a propósito de las fantasías sexuales de un modélico matrimonio.

5. Sleeping Beauty (2011)

Como película, es un espanto. Sin embargo, puede inspirar algún momento íntimo (solo o en compañía) de autoerotismo. Podríamos calificarla como hipnóticamente desagradable. La Bella Durmiente de este film es una joven prostituta con un extraño rol: los clientes pueden hacer todo lo que quieran con ella mientras está dormida. Solo dos excepciones: no pueden penetrarla ni dejarle marcas.

6. Blue Velvet (1986)

Solo diré tres cosas: (1) su visionado es obligatorio, (2) consagró como director a David Lynch y (3) Isabella Rossellini es puro magnetismo.

7. The Dreamers (2003)

Excitante, nostálgica y rebelde. En el contexto de mayo del 68, tres jóvenes “soñadores” y amantes del cine inician una historia de amor y sexo libre. Parece una historia descafeinada, pero solo hasta que profundices en ella. Dos de esos jóvenes, Isabelle y Theo son hermanos. Sus incestuosos juegos seducirán a Matthew, un tímido estudiante americano y ya se sabe que, en el sexo, los chicos tímidos son luego los más perversos…

8. El imperio de los sentidos (1976)

Toda inhibición queda prohibida en la obra de Nagisa Oshima. Esta intensísima película explora la destructiva pasión entre dos amantes, las relaciones de poder, los celos, el erotismo de la cultura japonesa y las sombras de Thánatos y Eros.

9. La vida de Adèle (2013)

El placer y la tristeza son fieles compañeras durante esta inolvidable historia de amor lésbico. El final abierto daba pie a una segunda parte que todavía estamos esperando con ansia. Dicen que sus escenas de sexo son demasiado largas, ¿en serio eso es un problema?

10. Secretary (2002)

Erotismo psicológico. Si te horrorizó 50 sombras de Grey, la secretaria de Steven Shainberg promete curarte cualquiera de sus traumas. Tras salir del psiquiátrico, la adorable (y adicta a las autolesiones) Lee Holloway (Maggie Gyllenhaal) encuentra trabajo como administrativa en el bufete de abogados de E.Edward Grey (Sam Spader). Pronto, confirman su atracción y su gusto por el sadomasoquismo. Divertida, sugerente, honesta y sin duda, mi favorita.